Noticias Voces de Miami

Policía de Fort Lauderdale confundieron memorabilia de Star Trek con armas

Fort Lauderdale, Florida.

Agentes de la Policía de Fort Lauderdale violaron la ley de derechos civiles cuando entraron en el garaje de la casa de dos residentes de la ciudad y los detuvieron con fuerza excesiva, alegan los hermanos Raymond y Randall Purcell en una demanda presentada contra los agentes y la ciudad de Fort Lauderdale.

Redacción Negocia en Miami.-

Los agentes dijeron que se sintieron amenazados por armamento expuesto en las paredes, objetos que, según los demandantes, eran inofensivos accesorios de las series de televisión Star Trek.

Uno de los agentes, Steven Pohorence, fue noticia el año pasado cuando se le acusó de un delito menor de lesiones en relación con un enfrentamiento entre manifestantes y la Policía de Fort Lauderdale que siguió a la muerte de George Floyd en Minneapolis, mencionó El Nuevo Herald.

Los Purcell piden un mínimo de $75.000 por daños y perjuicios en relación con un incidente anterior, en abril de 2017, en el que el oficial Alexander Paul golpeó a Raymond, entonces de 62 años, con la culata de su arma, lo golpeó contra el suelo y tiró de sus brazos con tanta fuerza que “Raymond escuchó un chasquido en sus brazos y se quedó sin fuerzas”, dice la demanda. A continuación, Paul supuestamente le dio un puñetazo en la cara “con tanta fuerza que le arrancó a Raymond la dentadura parcial acrílica de la boca”.

Todo el tiempo, Raymond suplicaba al agente Paul, diciéndole que estaba incapacitado. Y cuando su hermano Randall intentó intervenir, el otro agente, Pohorence, le dio una patada, le puso el pie en la cara y le dejó una herida de media pulgada cerca del ojo.

“Como resultado directo y próximo de la supervisión, retención y capacitación negligente municipal de los acusados Pohorence y Paul, (los Purcells) fueron objeto de lesiones, incluyendo la privación de sus derechos civiles y derechos de la ley estatal”, escribieron los abogados de los hermanos en la demanda. Los Purcells “sufrieron daños, incluyendo angustia mental, lesiones corporales, dolor y sufrimiento, humillación, vergüenza, pérdida de ingresos y pérdida de la capacidad de ganar dinero”, dice la demanda.

El Departamento de Policía de Fort Lauderdale no respondió a una solicitud de comentarios.

Presentada en el Tribunal de Circuito de Broward, la demanda es la acción legal más reciente relacionada con el uso de la fuerza contra la ciudad y agentes de la Policía de Fort Lauderdale desde que la muerte de Floyd el año pasado en Minneapolis condujo a protestas en todo el país, una revaluación nacional y un mayor escrutinio de las prácticas de uso de la fuerza del FLPD.

Pohorence, que ha sido investigado por la unidad de asuntos internos del departamento por usar la fuerza 79 veces en sus menos de cuatro años en el departamento, fue suspendido después del empujón y ahora está en licencia administrativa sin paga.

El otro oficial, Paul, está siendo demandado en otro caso por disparar al residente de Broward Melvin Wring en junio de 2019 en un enfrentamiento en la terminal central de autobuses de Broward County Transit. Wring, de 30 años en el momento del tiroteo, alega que Paul usó una fuerza mortal innecesaria cuando Wring no representaba ninguna amenaza. Wring pide un mínimo de $30.000 en daños y perjuicios.

Lo que llevó inicialmente a Paul y Pohorence a la casa de los Purcell fue una llamada al 911 del propio Raymond, según un comunicado de prensa sobre la demanda.

El auto de Raymond, así como el de su esposa, había sido rayado, supuestamente por un familiar, por lo que se puso en contacto con la Policía y solicitó que los agentes realizaran una detención. Pero cuando los agentes llegaron al lugar de los hechos, le dijeron que no habría ninguna detención ni informe policial porque los daños en los autos parecían ser inferiores a $1.000 y el pariente ya no estaba en la propiedad.

Ofendido, Raymond golpeó con su puño el capó del auto, dice la demanda. De pie dentro del garaje de su casa, Raymond también lanzó una linterna que había estado utilizando para mostrar a los agentes el vandalismo. La demanda añade que la lanzó en dirección contraria a la de los agentes.

Cuando Raymond intentó entrar en su casa, los agentes procedieron a detenerlos por la fuerza a él y a su hermano, Randall.

En las declaraciones del caso, Paul y Pohorence dijeron que se sintieron amenazados por los Purcell porque sabían que Raymond tenía un permiso de armas de fuego ocultas y un arma de fuego en la casa. También vieron “armas por toda la pared”, dijo Paul.

Esas armas eran memorabilia de Star Trek, según la demanda.

Cuando se les preguntó si tenían causa probable para detener a Raymond, ambos agentes dijeron que no.

“Lo detuvimos por una cuestión de seguridad de los agentes”, dijo Pohorence.

En sus últimas páginas, la denuncia de 34 páginas dice que tanto la ciudad como su departamento de policía mantienen una práctica de facto de ocultar la mala conducta de los agentes. Después del incidente en la residencia de Purcell, alega que ambos no investigaron el comportamiento de los agentes.

 

Completa el formulario y recibe nuestra asesoría

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.