Noticias Tecnología Vitrina

Las criptomonedas dan vida al mercado del arte digital

Después de que una obra de arte digital se vendió por $70 millones en marzo pasado, los observadores se preguntan si la emoción por cobrar en token o NFT es una burbuja peligrosa o una forma viable para los artistas digitales.

Redacción Negocia en Miami.-

La venta por la cifra récord de una obra de arte digital es parte de una apremiante tendencia por invertir en cosas que antes no eran comercializables, como los videojuegos y hasta los tuits.

Pese a que tuvo lugar en línea, los momentos finales de una reciente subasta de arte de Christie’s resultaron dramáticos. Una obra de arte acababa de venderse por casi $70 millones, detalló Voice of America (VoA).

Incluso el artista Mike Winkelmann, de nombre artístico Beeple, quedó atónito. «Es un número insondable para ser honesto. Es una locura», dijo.

Se trata de la tercera cantidad más alta jamás pagada por una obra de un artista vivo, y aún más extraordinario, la obra es digital sin presencia física real más allá del archivo digital.

El comprador en estos casos no recibirá una escultura, ni una pintura, ni tan siquiera una copia.

Recibirá un token digital (o vale digital) conocido como NFT.

Si el Bitcoin fue aclamado como la respuesta digital a las divisas, los NFT son ahora considerados la respuesta digital a las piezas de colección.

Pero hay muchos escépticos que consideran que es una nueva burbuja a punto de explotar.

A lo largo de los años, Beeple ha compartido estas imágenes libremente en las redes sociales.

NFT son las siglas en inglés de Token No Fungible.

Es el ingrediente secreto y a diferencia de otras formas de criptomonedas, cada NFT es única. Adjuntar una NFT a una obra de arte es una forma de autenticarla con una firma digital.

«Lo más difícil de ser un artista digital siempre ha sido intentar que la gente respalde una obra de arte única que existe solo como un archivo digital», dijo el artista Jonathan Monaghan.

Las obras de arte tradicionales como las pinturas y esculturas, son valiosas porque son únicas. Pero los archivos digitales pueden ser duplicados con facilidad una y otra vez. Cada vez que se duplica, el autor tiene derecho a un porcentaje pautado de esa venta.

Con los NFT, el arte puede ser tokenizado para crear un certificado digital de propiedad que puede ser comprado y vendido. Como con las criptomonedas, un registro de quién posee lo que está almacenado en un libro de contabilidad compartido como el blockchain.

Al igual que el resto del mundo de las criptomonedas en rápida evolución, las NFT presentan riesgos tanto para los artistas como para los coleccionistas.

«El arte digital finalmente está obteniendo el reconocimiento que se merece y hay muchas voces artísticas importantes que ahora se escuchan y que antes no tenían apoyo», asegura Monaghan.

 

Completa el formulario y recibe nuestra asesoría

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.