Negocios Noticias Política

Biden anuncia medidas para controlar ventas de armas

La Casa Blanca, en el 1.600 de Pennsylvania Avenue, Washington DC, sede de la Presidencia de Estados Unidos y residencia presidencial.

El presidente Joe Biden anunció una serie de medidas ejecutivas para controlar la violencia con armas de fuego, a la que calificó de una «epidemia» y una «vergüenza internacional». 

Redacción Negocia en Miami.-

En un evento junto a la vicepresidenta Kamala Harris y el secretario de Justicia, Merrick Garland, Biden anunció media decena de iniciativas, incluyendo una norma para controlar las «armas fantasma» -que no tienen número de serie porque se ensamblan en casa- y un modelo de ley para promover que los estados adopten reglas que hagan más fácil retirar armas de las manos de personas que pueden representar un peligro para ellos mismos o la sociedad.

El presidente subrayó que ninguna de las medidas anunciadas «afecta» a la segunda enmienda de la Constitución de Estados Unidos, que protege el derecho de los ciudadanos a poseer armas, pero aún así aclaró que «ninguna enmienda es absoluta», detalló Voice of America (VoA).

La oposición al control de las armas de fuego en Estados Unidos se apoya fuertemente en la Constitución, argumentando que cualquier tipo de restricción al derecho es un ataque a la carta magna.

«Mi trabajo es proteger al pueblo estadounidense, así el Congreso actúe o no, voy a usar todos los recursos a mi alcance para mantener a los estadounidenses a salvo», dijo el mandatario demócrata, que presionó al Senado para que pasara varios proyectos de ley para controlar la venta y posesión de armas.

Una de las acciones es una regla propuesta por el Departamento de Justicia para detener la proliferación de las llamadas «armas fantasma» que son especialmente difíciles de rastrear para las fuerzas del orden cuando se utilizan en delitos.

El Departamento de Justicia también planea emitir un modelo de lo que se conoce como leyes de «bandera roja» que otorgan a los miembros de la familia y a las fuerzas del orden la capacidad de solicitar a un tribunal que restrinja temporalmente el acceso de las armas a alguien que se considere un peligro para ellos mismos o para otra persona. El modelo está destinado a brindar a los estados individuales un punto de partida para promulgar sus propias leyes.

Otra regla propuesta por el Departamento de Justicia abordará la estabilización de soportes para pistolas.

La Casa Blanca dice que tales dispositivos «pueden hacer que un arma de fuego sea más estable y precisa sin dejar de ser ocultable».

Los nuevos esfuerzos también incluyen la elaboración de un informe anual sobre el tráfico de armas de fuego y un conjunto de intervenciones de violencia comunitaria.

Biden también nominó a David Chipman, exagente federal y asesor del grupo de control de armas Giffords Law Center to Prevent Gun Violence, para dirigir la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de EE.UU. Chipman fue un agente de 25 años en la agencia donde participó en las investigaciones de los atentados con bombas en el World Trade Center de Nueva York y un edificio federal en Oklahoma City en la década de 1990.

El impulso para tomar medidas para contrarrestar la violencia con armas de fuego se produce después de los últimos tiroteos masivos en Estados Unidos, incluido el asesinato de 10 personas el mes pasado en un supermercado en Colorado y el asesinato de ocho personas en spas en el área de Atlanta. Tales ataques estimulan el debate sobre los temas divisorios del control de armas en los Estados Unidos.

El líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, dijo que las medidas de Biden «pisotearían» los derechos constitucionales a portar armas.

“Es blando con el crimen, pero viola los derechos de los ciudadanos respetuosos de la ley. No lo toleraré. Y tampoco los republicanos de la Cámara. ¡Siga la Constitución!», tuiteó McCarthy.

 

Completa el formulario y recibe nuestra asesoría

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.