Abogados Noticias Política

Critican proyecto de ley que elimina solicitudes de boletas por correo

Recuento de votos en Florida.
Líderes del condado de Miami-Dade están criticando la legislación respaldada por el Partido Republicano que está avanzando en Tallahassee y que cancelaría las solicitudes de boletas por correo existentes para millones de votantes en todo el estado, incluyendo más de 100.000 que viven en las ciudades de Miami-Dade con elecciones en otoño.

Redacción Negocia en Miami.-

Si se promulga, el proyecto de ley SB 90, patrocinado por el presidente republicano del Ethics and Elections Committee del Senado de Florida, cancelaría todas las solicitudes de boletas por correo vigentes el 1º de julio, obligando a los votantes a presentar nuevas solicitudes ante su supervisor local electoral si quieren seguir votando por correo.

Solo en el condado de Miami-Dade, más de 404.000 votantes programados para recibir boletas por correo en los próximos dos años serían eliminados de la lista, según la supervisora electoral del condado de Miami-Dade, Christina White. De esos votantes, más de 100.000 viven en ciudades con elecciones programadas para este otoño, escribió White en un memorando enviado el martes a la alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, señalò El Nuevo Herald.

El senador Dennis Baxley, patrocinador del proyecto de ley, comentó que considera que al “hacer un reinicio”, el archivo de votantes de Florida sería más preciso, aunque reconoció en una entrevista que no hubo problemas en las elecciones de 2020 causados por inexactitudes en el padrón electoral.
Su legislación –presentada en medio de los esfuerzos del Partido Republicano para restringir el voto por correo en todo el país después de un aumento de la votación por correo demócrata durante las elecciones de 2020– también reduciría la duración máxima para la cual los votantes pueden solicitar boletas por correo de cuatro años a dos.

“Me gustaría decir que nos estamos adelantando a nuestros desafíos en lugar de esperar hasta que tengamos algún gran problema para arreglar”, dijo Baxley.

Los votantes de Miami-Dade que se verían más inmediatamente afectados por el proyecto de ley de Baxley son los 107.000 votantes totales de las ciudades de Virginia Gardens, Homestead, Hialeah, Miami y Miami Beach que ya han solicitado una boleta por correo para las elecciones municipales que caen entre septiembre y noviembre.

En Hialeah, unos 25.000 votantes tendrían que solicitar de nuevo sus papeletas de voto por correo antes de finales de octubre para las elecciones del 2 de noviembre, que incluyen una votación crítica para sustituir al alcalde de mandato limitado Carlos Hernández. También están en la boleta tres puestos del ayuntamiento.

El alcalde de Miami Beach, Dan Gelber, exlegislador estatal demócrata, dijo que el proyecto de ley está “claramente destinado a reducir” la participación de los votantes.

Si se aprueba, el proyecto de ley anularía más de 15.700 solicitudes actuales de voto por correo realizadas por los votantes de Miami Beach en anticipación de las elecciones de noviembre en las que se disputarán tres puestos de la comisión y el puesto de alcalde. Menos de 35.000 residentes votaron en las elecciones municipales de noviembre pasado.

En Homestead, donde hay cuatro escaños que se elegirán en octubre, 561 votantes tendrían que volver a solicitar sus papeletas.

Otras 396 solicitudes de voto por correo de Virginia Gardens serían eliminadas antes de las elecciones municipales del 3 de septiembre. Más de 58.000 votantes de Miami, que votarán por el alcalde y los comisionados el 2 de noviembre, también tendrían que solicitar nuevas boletas de voto por correo si quieren votar así.

El proyecto de ley de Baxley también tendría un impacto financiero en el condado. Según White, el departamento de elecciones de Miami-Dade gasta $70.000 anuales en enviar avisos de renovación a los votantes cuyas solicitudes de boletas por correo han expirado. Si ese esfuerzo tiene que ser ajustado para incluir a los 400,000 votantes de voto por correo existentes cuyo estatus expiraría antes, el cambio le costaría al condado aproximadamente $405.000 en impresión, franqueo y personal temporal, explicó White.

Completa el formulario y recibe nuestra asesoría

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.