Noticias

Demócratas quieren reabrir el gobierno federal sin aprobar fondos para muro

Congreso de Estados Unidos.

Este jueves 3 de enero de 2019 será un día crucial en la batalla de voluntades entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y la bancada del opositor partido Demócrata en el Congreso estadounidense: Los legisladores demócratas quieren aprobar un paquete de financiamiento que reabra la administración federal de Estados Unidos, pero sin autorizarle al mandatario la partida de 5.000 millones de dólares que exige para la construcción de un muro en la frontera con México.

Una parte del paquete que preparan los demócratas incluye un proyecto de ley para mantener en funcionamiento hasta el próximo 8 de febrero al Departamento de Seguridad Nacional. El DHS recibiría 1.300 millones de dólares para seguridad fronteriza.

Otra parte del proyecto incluye el financiamiento hasta el 30 de septiembre de otras agencias federales cerradas. Ese día finaliza el actual año fiscal 2019.

A partir de este jueves 3 de enero los demócratas toman control, al menos por los dos próximos años, de la Cámara de Representantes del Congreso estadounidense al asumir los legisladores electos en los comicios del pasado 6 de noviembre, en los que la oposisión obtuvo más escaños que el oficialismo republicano.

Si este paquete de financiamiento se aprueba, el proyecto pasará al Senado, controlado por los republicanos.
El cierre parcial de la administración federal comenzó el pasado 22 de diciembre. ¿La causa? El presidente Trump exige la aprobación de fondos para la construcción de un muro en la frontera con México, una de sus promesas de la campaña de 2016, pero los demócratas se oponen y solo le dan 1.600 millones de dólares. El presidente se niega a firmar cualquier presupuesto federal si no incluye los fondos para el muro y culpa a los demócratas del cierre parcial del gobierno federal. Y los demócratas culpan al mandatario por no aprobar el presupuesto de este año, en mora desde el 1 de octubre de 2018.
La construcción del muro tendría un costo total de unos 23.000 millones de dólares. El Presidente quiere que sea de concreto para que sea más seguro y evite el ingreso a Estados Unidos de terroristas, delincuentes, narcotraficantes y miembros de bandas armadas. Los demócratas aseguran que es un gasto innecesario.
«Algunas áreas serán todas de concreto, pero los expertos de la Patrulla Fronteriza prefieren un Muro por el que se vea (lo que hace posible ver lo que sucede en ambos lados). ¡Tiene sentido para mí!», tuiteó Trump.
Congreso de Estados Unidos.

Completa el formulario y recibe nuestra asesoría

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.