Destacadas Negocios

No se espera una rápida reanudación de los cruceros

La industria de los cruceros debe seguir cumpliendo las normas establecidas por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) antes de poder reanudar la navegación desde aguas estadounidenses, al menos por ahora.

Redacción Negocia en Miami.-

El martes, un juez federal en Tampa envió a los abogados del estado de Florida y de los CDC a una mediación. La orden fue un revés para el gobernador Ron DeSantis, quien demandó a los CDC el mes pasado argumentando que las reglas de la agencia apuntan injustamente a la industria de los cruceros y pidiendo a la corte que declare ilegal su marco para reanudar los cruceros –conocido como la “orden de navegación condicional”– mediante la emisión de una orden judicial preliminar.

El juez federal de distrito Steven Merryday, del Middle Distrit de Florida, ha dado a ambas partes hasta el 1º de junio para mediar, acotó El Nuevo Herald.

En una audiencia celebrada la semana pasada, Merryday cuestionó por qué el estado esperó hasta abril de 2021 para demandar al CDC por la orden de navegación condicional emitida por primera vez en octubre. Dijo que es razonable que las compañías de cruceros estén preocupadas por cuándo podrán volver a trabajar. Ninguna compañía de cruceros se unió a DeSantis en la demanda.

La mayoría de las compañías de cruceros se encuentran en la segunda fase de la orden de navegación condicional después de haber completado con éxito la primera fase a principios de este año, aumentando la capacidad de pruebas de detección de coronavirus Covid-19 en sus barcos y comunicando los resultados de las pruebas semanales de los miembros de la tripulación a la agencia. En la segunda fase, las compañías están negociando acuerdos con los puertos y las autoridades sanitarias locales de las ciudades estadounidenses que tienen previsto visitar cuando se reanuden los cruceros para evitar que los barcos queden varados en el mar si se produce un brote.

Una vez establecidos los acuerdos, los cruceros podrán recibir a los pasajeros en los puertos estadounidenses si las compañías pueden certificar que 95% de los pasajeros y 98% de los miembros de la tripulación han sido vacunados completamente contra el Covid-19. Si un barco no cumple el umbral de vacunación, tendrá que realizar primero cruceros de prueba con voluntarios para asegurarse de que los otros protocolos de prevención del virus funcionan.

La decisión del juez Merryday de ordenar una mediación debilita el intento de DeSantis de conseguir que las normas de seguridad de los CDC sean anuladas inmediatamente. En la audiencia de la semana pasada, los abogados de la Florida argumentaron que el estado está perdiendo importantes ingresos fiscales al permanecer cancelados los cruceros en Estados Unidos y tener que pagar subsidios de desempleo a los trabajadores de la industria de los cruceros. Expertos jurídicos calificaron la demanda de “maniobra política”, dada la amplia autoridad de los CDC para regular la salud pública y los puertos.

Norwegian Cruise Line Holdings, la tercera línea de cruceros más grande del mundo, amenazó a principios de este mes con reanudar sus cruceros fuera de Florida si el estado no permite a la compañía garantizar que todos los pasajeros y la tripulación de sus barcos hayan sido vacunados contra el Covid-19. DeSantis firmó un proyecto de ley aprobado por la Legislatura estatal, controlada por los republicanos, que prohíbe a las empresas, las escuelas y las entidades gubernamentales en la Florida pedir a cualquier persona un comprobante de vacunación contra el Covid-19.

 

 

Completa el formulario y recibe nuestra asesoría

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.