Los bancos europeos están lidiando con los efectos de unos tipos de interés ultrabajos y las consecuencias económicas de la pandemia de Covid-19, ante lo cual se están diversificando hacia negocios más rentables como la gestión de patrimonios, con ingresos por comisiones más elevados y estables.

El banco español dijo que la operación se ejecutará por medio de Banco Santander Internacional Miami (BSI), parte de su división de banca privada, que gestiona 230,000 millones de euros en activos y pasivos de clientes. BSI es propiedad al cien por cien de Santander Holdings USA, la sociedad holding intermediaria de Banco Santander en Estados Unidos.