Destacadas Voces de Miami

Voto latino es decisivo en elecciones de Florida

El plazo para inscribirse como candidato a los cargos federales que corresponden a Florida en las elecciones de noviembre cerró la semana pasada, y desde ya es seguro que el voto latino será vital para este proceso electoral; es el 20% de la población.

La lista de candidatos incluye al actual gobernador, Rick Scott, que ya quiere ser senador, pasando por la periodista María Elvira Salazar y la hija del cantante, Willy Chirinos.

Scott ha venido cortejando desde los últimos años a estos inmigrantes, especialmente a cubanos y venezolanos y más recientemente a los puertorriqueños.

De unos años para acá se han vuelto frecuentes las palabras de Scott en contra de Raúl Castro, que acaba de dejar la presidencia de Cuba, y el presidente venezolano Nicolás Maduro, y sus subalternos, a quienes ha llamado varias veces “dictadores” y “banda de matones”.

Además de dirigir palabras en español en la ciudad de Doral (condado de Miami-Dade), donde predomina la población venezolana, y reunirse en varias ocasiones con los exiliados de Venezuela, Scott ha impulsado medidas para prohibir que agencias estatales de Florida hagan negocios con funcionarios al mando de Maduro.

Además, hizo un llamado urgente al nuevo secretario de Estado, Mike Pompeo, a centrarse en la región “para frenar la expansión del totalitarismo y la represión proveniente de Cuba”.

Igualmente, a Scott se le ha visto rodeado de la creciente comunidad puertorriqueña que ha llegado desplazada en los últimos años a Florida Central debido a la crisis fiscal de la isla y también al caos ocasionado por el huracán María.

El gobernador mostró también por estos días su apoyo a la opción de convertir a Puerto Rico en un nuevo estado de EEUU, que fue apoyada en 2017 en un plebiscito no vinculante por más del 96% de los votantes boricuas, encabezados por Rosselló.

Scott, uno de los primeros republicanos en apoyar al presidente de EEUU, Donald Trump, cuando apenas era precandidato de ese partido a la Casa Blanca, se ha comparado con él para enfatizar que como empresarios, alejados de la política, están acostumbrados a “resolver problemas”, premisa en la que ahora basa su campaña a la gobernación.

Este conservador, de 65 años, se enfrenta ahora a Nelson, de 75, un demócrata moderado que competirá por cuarta vez para mantener su escaño y que mantiene buena relación con el otro senador por Florida, el republicano cubano-estadounidense Marco Rubio.

Por su parte Nelson aseguró que las personas solo tienen que ver su récord en el Congreso para darse cuenta de “quien ha trabajado por la comunidad puertorriqueña, incluso antes de María, y por todos los hispanos en Florida”.

 

El 6 de noviembre estarán en juego también los 27 escaños de la Cámara de Representantes federal que corresponden a Florida.

Una de las más sonadas batallas es ya el Distrito 27, que incluye gran parte del condado Miami-Dade que ha estado desde hace años en manos de la republicana Ileana Ros-Lehtinen.

La que fuera en 1989 la primera cubano-estadounidense y la primera latina elegida en el Congreso, que se ha mostrado contraria a varias políticas de Trump, principalmente en el tema migratorio, anunció en abril de 2017 que no se iba a presentar a la reelección por motivos familiares.

El puesto por el distrito 27, donde Hillary Clinton se impuso a Trump por cerca de 20 puntos en las presidenciales de 2016, es uno de los “más vulnerables” para el Partido Republicano en el país.

Las primarias para elegir a quienes serán los candidatos de ambos partidos por ese distrito están previstas para el próximo 26 de agosto.

Donna Shalala, expresidenta de la Universidad de Miami y de la Fundación Clinton, quien recaudó más de un millón de dólares en su primer mes de campaña en marzo pasado, y David Richardson, representante estatal, hacen parte del ramillete demócrata.

Por el lado republicano se han presentado candidatos fuera del espectro político, entre ellos las cubano-estadounidenses María Elvira Salazar, conocida periodista y presentadora de Miami, y la hija del popular cantante cubano Willy Chirino, Angie, quien es maestra y cantautora.

Salazar señala que su objetivo es representar a “todos los hispanos” sin importar si son republicanos, demócratas o independientes e impulsar a los pequeños empresarios, mientras que Chirino se propone ser “una candidata del pueblo”, no del “sistema”.

Scott y los candidatos a la Cámara de Representantes federal, los aspirantes a la judicatura y puestos de fiscal estatal y defensor público tenían plazo hasta el 4 de mayo para entregar la documentación al estado de Florida que los califica para la contienda.

Completa el formulario y recibe nuestra asesoría

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.