Noticias

Tras Día del Trabajo: Hillary sale de gira, presionada por el crecimiento de Trump

Tras Día del Trabajo: Hillary sale de gira, presionada por el crecimiento de Trump. Ahora sí puede decirse que Estados Unidos ingresó al tramo decisivo de la campaña electoral.

Es tradición aquí que el feriado del Día del Trabajo (se celebró ayer en este país) marca el momento en que los candidatos aprietan el acelerador y ponen todo en juego para conquistar la Casa Blanca, a casi dos meses de las elecciones presidenciales.

En esta carrera cada vez más reñida y apasionante, Hillary Clinton se lanzó ayer con una legión de periodistas a una gira por estados clave. Con Donald Trump pisándole los talones en las encuestas, la demócrata busca recuperar la iniciativa.

Estoy feliz de tenerlos a todos ustedes conmigo. He estado esperando este momento, dijo Hillary a los reporteros que se subían a su Boeing 737, con capacidad para 100 personas que luce la leyenda juntos somos más fuertes en el fuselaje.

La ex secretaria de Estado, que ha sido bastante esquiva con la prensa desde que comenzó la campaña, ahora inicia una nueva etapa con los medios, de los que prácticamente había desaparecido la última semana porque todos estaban más bien enfocados en las constantes noticias que generaba Donald Trump. Es la primera vez que ella sube a periodistas en su avión de campaña, una práctica común entre los candidatos.

Sonriente, relajada, Hillary estuvo ayer con familias de trabajadores en Cleveland, Ohio, y en Hampton, Illinois, para homenajearlos en el Labor day. Hoy estará en Tampa, Florida, y desde ahí irá a Charlotte, en Carolina del Norte. Estos tres estados son cruciales para ganar la Casa Blanca. En este sistema electoral, son algunos de los llamados swing states (o estados oscilantes, que cambian de voto según las elecciones) los que pueden llegar a definir la carrera electoral, según se inclinen por uno u otro candidato. Por ejemplo, ningún candidato republicano ha llegado nunca a la Casa Blanca sin imponerse en Ohio. Hillary le lleva ahora allí una pequeña ventaja a Trump, según un promedio de encuestas realizado por Realpolitics, pero todo es muy volátil en estos días. El magnate también estuvo ayer en Cleveland y en otra localidad de ese estado, Youngstown, para intentar sumar votantes.

Hillary ha perdido impulso en la última semana. Venía cómoda en las encuestas a nivel nacional ?algunas le daban hasta 10 puntos sobre su contrincante? pero dos últimos sondeos marcaron el domingo un virtual empate con Trump, que retomó protagonismo al sorprender al mundo con un viaje a México y con un encendido discurso sobre inmigración y una visita a una iglesia de la comunidad afroamericana de Detroit. Por eso, ahora ella busca tomar la iniciativa y sale con fuerza a hacer campaña, así como también su compañero de fórmula Tim Kaine, su esposo Bill Clinton y el vicepresidente Joe Biden. Todos quieren volver al escenario de hace pocas semanas, en el que Hillary navegaba tranquila hacia la Casa Blanca.

El magnate lanzó el domingo un tuit cargado de ironía a su adversaria: Las encuestas están parejas, de modo que la Corrupta Clinton (así la llama Trump) está saliendo de la cama y hará campaña mañana.

También el equipo republicano había presionado para que Hillary comenzara a tratar con más frecuencia a los periodistas. Si bien Trump tampoco viaja con reporteros en su avión, suele dar reportajes, incluso a la prensa liberal, como califica el candidato a los medios que publican notas que él considera que no lo favorecen. En un mail que recibieron sus simpatizantes, titulado Escondiendo a Hillary, la campaña del magnate resaltaba que «hace 274 días que Clinton hizo una conferencia de prensa».

Ellos insisten en que la ex secretaria de Estado debe enfrentar a los periodistas para hablar sobre su cuenta privada de correo «utilizada cuando era funcionaria en lugar de la oficial» un escándalo que la persigue desde hace más de un año.

De hecho hubo algunas revelaciones la semana pasada sobre el interrogatorio al que Hillary fue sometida por el FBI, en donde se veía que ella no recordaba haber tenido ningún entrenamiento de profesionales sobre cómo manejar información clasificada y que, inclusive, ignoraba algunas cuestiones básicas como que los documentos confidenciales se marcaban con la letra «C». Esto hizo que el ex alcalde neoyorquino Rudolph Giuliani «un fuerte aliado de Trump» se preguntara si Hillary «o fue la más estúpida secretaria de Estado de la historia de Estados Unidos o es una descarada mentirosa». Seguramente será un flanco que atacará el magnate en el primer debate que sostendrá con Hillary por tevé, el 26 de septiembre.

Completa el formulario y recibe nuestra asesoría

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.