Abogados Herramientas para invertir Noticias

Nuevo paquete de alivio financiero permanece atascado

El Capitolio en Washington DC.

Mientras la Administración de Donald Trump y el Congreso discuten sobre el alcance del nuevo paquete de alivio para energizar la vapuleada economía estadounidense, analistas advierten que las demoras ocasionarán malestares financieros en las poblaciones vulnerables y pueden retrasar la recuperación económica una vez que el virus sea puesto bajo control.

Redacción Negocia en Miami.-

Con la elección presidencial en menos de cuatro semanas, el estatus de las negociaciones sobre un nuevo paquete de estímulo económico sigue siendo tenso. A inicios de esta semana, el presidente Trump anunció que estaba cancelando todas las negociaciones hasta después de las elecciones, una postura que posteriormente revirtió. Este mismo viernes, vía Twitter, el mandatario celebró el avance de las negociaciones e instó a los legisladores a actuar «a lo grande».

Mientras tanto, la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, reiteró la insistencia de su partido de aprobar un paquete completo de ayuda para negocios en problemas, consumidores y gobiernos estatales y locales, agregando que las discusiones van a continuar, citó Voice of America (VoA).
Un improbable estímulo

El líder de la mayoría republicana en el senado, Mitch McConnell dijo que un nuevo paquete de estímulo tiene pocas posibilidades de ser aprobado antes de las elecciones del 3 de noviembre.

Estados Unidos aprobó el programa de estímulo económico más grande de su historia en marzo pasado. La Ley CARES inyectó unos dos billones de dólares a la economía a través de pagos indirectos a individuos, beneficios ampliados por desempleo, y préstamos condonables a los negocios. El programa logró apalancar los ingresos de los hogares, aún cuando el desempleo alcanzó un 15% en abril.

El presidente Trump estaría dispuesto a aprobar medidas puntuales como los pagos de 1.200 dólares a cada ciudadano o el financiamiento para pequeños negocios. Acusa a los demócratas de querer que Washington rescate a los «malos» gobiernos locales encabezados por políticos demócratas.

El vencimiento en julio de los pagos ampliados por desempleo y el prolongado cierre de muchos negocios se han combinado para dejar a millones de familias estadounidenses al borde de la ruina financiera y muchas compañías al borde de la bancarrota, si acaso no estaban ya insolventes.

La tasa de desempleo estadounidense está en 7,9% y esta semana unos 840.000 estadounidenses adicionales solicitaron beneficios por desempleo. Ambas cifras están reduciéndose pero siguen estando por encima de los niveles previos a la pandemia. Una mejoría estable en los próximos meses están lejos de ser una certeza.

Las pérdidas de empleo resultado de los cierres por el coronavirus se han concentrado en el rango bajo de la distribución de ingresos de Estados Unidos, afectando a los estadounidenses más pobres.

Más allá del impacto en individuos y familias, la pandemia ha tenido un efecto devastador en una variedad de sectores de negocios en Estados Unidos.

Las aerolíneas fueron un beneficiario de la Ley CARES, recibiendo unos 25.000 millones, con la condición de que no podían despedir a ningún empleado hasta el 1 de octubre. Una vez pasada esa fecha y sin ningún nuevo paquete de alivio a la vista, las aerolíneas han empezado a despedir a más de 32.000 empleados. Las principales cuatro líneas aéreas de Estados Unidos han perdido en total unos 10.000 millones de dólares.

Los pequeños negocios del país que han recibido préstamos condonables del programa de alivio original, se han logrado mantener con esos fondos, pero otras miles de pequeñas empresas han cerrado, muchas permanentemente, desde el inicio de la pandemia.

Completa el formulario y recibe nuestra asesoría

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.