Noticias

Miami, en guerra con Airbnb

Quienes tengan planeado visitar Miami Beach y alquilar un departamento o alojamiento económico a través de Airbnb tendrán que cuidarse: la ciudad está implementando mano dura contra la epidemia de alquileres de corto plazo.

La ciudad multó por un total de 1,59 millones de dólares a propietarios y sitios web como Airbnb, Homeaway y Booking.com por alquilar -o promocionar la renta- de viviendas a corto plazo.

La policía incluso desalojó a turistas que se estaban quedando en 31 propiedades que fueron multadas, según el administrador municipal Jimmy Morales del 17 de agosto, divulgado recientemente.

Los alquileres de menos de seis meses y un día están prohibidos en buena parte de Miami Beach, al sur del estado norteamericano de Florida.

Las autoridades argumentan que el ambiente festivo las 24 horas del día es una gran molestia para los residentes y que los locatarios, básicamente, no son más que evasores de impuestos.

En estos alquileres de corto plazo “se amontonan cinco a diez personas en una habitación y están de fiesta toda la noche”, señaló a la agencia AFP Michael Grieco, comisionado de Miami Beach.

Así, desde marzo de este año, los propietarios y las páginas web de alquileres de corto plazo han sido multados por cifras que van de 20.000 a 80.000 dólares, según el diario local Miami New Times.

Actualmente hay “cientos” de investigaciones en curso sobre “miles de viviendas listadas”, detalló Grieco.

El endurecimiento de las medidas comenzó cuando, en marzo, la ciudad aumentó de 500 a 20.000 dólares la multa por alquilar viviendas a corto plazo.

Como es de esperar, los propietarios no están muy contentos con la campaña. Según argumentan, la ciudad está favoreciendo a los grandes hoteles, y el turismo y las inversiones en el área van a sufrir las consecuencias.

Algunos incluso evalúan presentar una demanda colectiva argumentando que estas redadas son ilegales.

Ross Milroy, un agente de propiedades de lujo en Miami Beach, señaló que las nuevas medidas son además un gran problema para los inversores internacionales. “¿Por qué un comprador europeo o estadounidense invertiría en una propiedad en Miami Beach si luego no puede alquilarla por menos de seis meses y un día?”, preguntó.

Respecto a las consecuencias para el turismo, Grieco ríe abiertamente.

“Si Airbnb cerrara su negocio mañana, Miami Beach no sufriría ningún impacto negativo”, aseguró.

En tanto, Airbnb (la firma más afectada, con multas que ascienden a 80.000 dólares) no ha hecho hasta el momento grandes declaraciones.

“Estamos deseosos de trabajar con los líderes comunitarios y los propietarios en los próximos meses para crear normas justas que permitan compartir hogares”, declaró a AFP su vocero, Benjamin Brait.

LA NACION Turismo Viajes

Completa el formulario y recibe nuestra asesoría

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.