Noticias

Funeral del sacerdote francés asesinado en su iglesia por dos yihadistas

El funeral solemne del sacerdote católico asesinado hace una semana por dos yihadistas en su iglesia del noroeste de Francia tendrá lugar en la tarde de este martes en la catedral de Ruán con medidas de alta seguridad.

Se esperan a más de 2.000 personas, en el interior de la catedral gótica, y centenares en el exterior, para rendir homenaje al padre Jacques Hamel, de 85 años, degollado cuando celebraba una misa matinal para cinco feligreses en su iglesia de Saint-Etienne-du-Rouvray, un municipio de la aglomeración ruanesa (noroeste de Francia).

Esta muerte, cargada de símbolos, ejecutada a sangre fría por dos jóvenes franceses de 19 años en nombre de Estado Islámico (EI) causó una conmoción en Francia, entre los cristianos y en toda la población.

Numerosos musulmanes rechazaron un acto tan bárbaro. El padre Jacques Hamel era conocido localmente sobre todo por su implicación personal en el diálogo interreligioso con los musulmanes de esta ciudad normanda de 28.000 habitantes.

Este atentado, el último de una larga serie que enluta a Francia desde hace año y medio, fue cometido doce días después de la matanza de Niza (sureste, 84 muertos) perpetrado por un yihadista al volante de un camión después de los tradicionales fuegos artificiales del 14 de julio, en el Paseo de los Ingleses.

Con unas condiciones de seguridad muy estrictas, la ceremonia se celebrará a partir de las 14H00 (12H00 GMT) en presencia del ministro de Interior y de los Cultos, Bernard Cazeneuve, y de las autoridades locales y regionales.

Una pantalla gigante será instalada en el exterior de la catedral para que el público pueda seguir la ceremonia.

El padre Hamel, oriundo del norte de Francia, no será inhumado en Ruán, sino en la más estricta intimidad familiar y en un lugar no precisado, según sus allegados.

– Iglesia cerrada varias semanas –

Su iglesia de Saint-Etienne-du-Rouvray, donde había oficiado durante cerca de medio siglo y escenario del sórdido asesinato, permanecerá cerrada varias semanas, según la diócesis, hasta que un «rito penitencial de reparación» permita la reapertura y reanudación del culto después de la profanación.

Estas exequias se celebran dos días después de que centenares de musulmanes acudieran a las iglesias de Francia para rezar con católicos en las misas dominicales, en señal de «solidaridad» y «esperanza».

El propio papa Francisco reaccionó después del atentado y rechazó la amalgama entre Islam y violencia.

Los dos responsables del ataque, Adel Kermiche y Abdel Malik Petitjean, que vivían a 700 kilómetros de distancia y se conocieron sólo unos días antes a través de un servicio de mensajería de internet, fueron abatidos por la policía unos minutos después de la toma de rehenes en la iglesia.

Los representantes de la comunidad musulmana de Saint-Etienne-du-Rouvray, donde vivía Adel Kermiche, anunciaron su negativa a organizar la inhumación del joven.

AFP.

Completa el formulario y recibe nuestra asesoría

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.