Noticias

FBI centra en Florida investigación de bombas a críticos de Trump

El FBI investiga los envíos de sobres bomba.

En el estado de Florida el FBI ha centrado la investigación por el envío de paquetes con bombas artesanales a al menos 13 personalidades públicas y la cadena de noticias CNN, todos críticos del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Una persona fue detenida este viernes 26 en horas de la mañana en relación con los paquetes sospechosos.

El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, aseguró este jueves que los atentados son «absolutamente terrorismo».

La decesión del FBI de enfocar pesquisas en Florida se debe, entre otros motivos, al hecho de que la mayoría de los paquetes enviados hasta ahora han sido procesados y remitidos desde este estado, dijeron fuentes al diario The New York Times.

Investigadores federales, estatales y locales de Nueva York, Florida, California y Washington D.C. trabajan en el caso. Una fuente aseguró al NYT que todos los sobres han sido entregados por el Servicio Postal de Estados Unidos, el USPS.

Todos los paquetes incautados hasta ahora, todos sin explotar, presentan características similares: sobres de manila con interior de plástico protector, una bomba artesanal sin sustancias químicas, bacteriológicas o venenosas, remitidos a nombre de una legisladora demócrata con su nombre mal escrito (Debbie Wasserman Shultz en lugar de Debbie Wasserman Schultz) y con las misma cantidad de estampillas, 30.

Hasta ahora ningún paquete ha hecho explosión ni herido a alguien, lo que intriga a las autoridades. El FBI aclaró que se trata de explosivos y bombas reales.

William Sweeney, asistente del director del FBI, destacó que los paquetes se han encontrado hasta ahora en Nueva York, Maryland, Florida, Delaware, y California, y que todas las pruebas y evidencias recabadas se han enviado a la sede del FBI en Quantico, Virginia.

Las autoridades no han podido determinar si los artefactos estaban diseñados para explotar al abrir o si simplemente buscaban asustar a los destinatarios.

El FBI advirtió al público en general que cualquier artefacto encontrado “debe ser considerado peligroso”.

Uno de los paquetes fue entregado el miércoles 24 en Time Warner Center de Nueva York, donde están las oficinas de CNN en la Gran Manzana.

El mismo día se interceptó un sobre con explosivos dirigido a la legisladora demócrata Maxine Waters en Los Angeles, California.

Un sobre fue localizado cerca de la casa del expresidente demócrata Bill Clinton y su esposa, la exsecretaria de Estado y contendiente de Trump en las elecciones presidenciales de noviembre de 2016, Hillary Rodham Clinton, en Chappaqua, Nueva York.

Un sobre más fue descubierto fuera del edificio donde funciona la oficina del gobernador de Nueva York, el demócrata Andrew Cuomo.

El Servicio Secreto interceptó paquetes con explosivos dirigidos al expresidentes demócrata Barack Obama en Washington D.C.

El magnate y filántropo George Soros, el exvicepresidente Joe Biden y el actor Robert De Niro también ha recibido sobres, todos interceptados por las autoridades-

Otros dos fueron descubiertos la mañana de este viernes 26 de octubre, uno en Florida y otro en la sede de CNN en Nueva York.

El Departamento de Policía de Nueva York reconoció que desconocen si existen otras bombas no requisadas todavía.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, pidió su colaboración para encontrar a los responsables. “Si tienen información compártanla”, porque “todos tienen la posibilidad de jugar un papel fundamental” en la investigación, aseguró.

Añadió que «es absolutamente terrorismo porque es un esfuerzo para usar la violencia para hacer un impacto político, y esa es la definición de terrorismo».

Se desconoce si la persona arrestada en el sur de Florida es el autor de los ataques o si solo tiene relación con el caso. Tampoco se sabe su identidad y se desconocen sus motivaciones o conexiones.

El FBI investiga los envíos de sobres bomba.

 

Completa el formulario y recibe nuestra asesoría

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.