Noticias

Estatus de “dreamers” punto vital en negociaciones entre Trump y el Congreso

Capitolio de Estados Unidos en Washington DC.
El senador republicano Lindsey Graham confía en que habrá pronto un acuerdo sobre el presupuesto 2019 entre el Congreso de Estados Unidos y el presidente Donald Trump.

Para Graham “el muro fronterizo se ha convertido en una metáfora” de todo el tema migratorio, tópico del que depende una posible reapertura total del gobierno federal estadounidense.Graham advirtió a los demócratas, que serán a partir de esta semana mayoría en la Cámara de Representantes, que “no habrá nunca un acuerdo sin los fondos para construir el muro”, citó Voice of America (VoA).

A cambio de más fondos para la construcción del muro fronterizo, Graham asegura que le propuso a Trump la opción de aprobar la estadía legal en Estados Unidos de más de 700.000 dreamers o soñadores y de más de 400.000 personas amparadas por el estatus de protección temporal o TPS como gesto de buena voluntad para con los demócratas.

El interés de Trump y del Partido Republicano sería “traer a la legalidad a personas que viven en la incertidumbre”, dijo Graham.

Desde la campaña electoral de 2016 a Trump le preocupa la presencia de inmigrantes ilegales en Estados Unidos, a muchos de los cuales acusa de ser delincuentes, criminales o terroristas. En EEUU habría unos 12 millones de personas indocumentadas, más de dos millones de ellas llegadas en la infancia (los llamados soñadores o dreamers).

La salida en octubre pasado de varias caravanas de migrantes procedentes de Honduras y El Salvador con destino a Estados Unidos no hizo sino incrementar el rechazo del presidente Trump, quien ha firmado órdenes ejecutivas (luego suspendidas temporalmente por la Justicia) para evitar su ingreso a territorio estadounidense y prohibirles tramitar estatus de asilados.

La asesora presidencial KellyAnne Conway aseguró el fin de semana que “el Presidente ya se ha comprometido” a reducir su pedido de $25.000 millones para el muro fronterizo y que abandonó su exigencia de construir un muro físico en algunas partes de la frontera. “Habrá un muro en algunas partes, habrá láminas de hierro y también mejoras tecnológicas”… pero decir solamente que tiene que ser un muro, es ser muy poco sincero y es hacer la vista gorda a lo que es una crisis en la frontera” aseguró Conway.

El presidente Trump firmó el pasado viernes una orden ejecutiva que congela el pago del 2019 de los funcionarios gubernamentales, frenando un aumento del 2,1% en los salarios que iba a entrar en efecto el 1 de enero. Además, unos 400.000 trabajadores federales están suspendidos y otros 420.000 están trabajando sin recibir salario por al cierre parcial ordenado por la administración.

Mientras no le aprueben los fondos para el muro fronterizo, Trump ha dicho que no aprobará el presupuesto de 2019, prolongando así el cierre del gobierno federal, que comenzó el pasado 22 de diciembre.

El presidente Donald Trump y el vicepresidente Mike Pence.

Completa el formulario y recibe nuestra asesoría

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.