Abogados Noticias

Trump defiende uso de gas lacrimógeno contra migrantes

Migrantes centroamericanos llegan a la frontera de México y Estados Unidos.

El uso de gas lacrimógeno por parte de agentes estadounidenses contra migrantes centroamericanos indocumentados que intentaban ingresar a la fuerza a territorio norteamericano para solicitar asilo fue defendido por las autoridades de EE.UU., mientras que los participantes en las caravanas procedentes de Honduras, El salvador y Guatemala, los gobiernos de procedencia de los caminantes y ONG repudiaron la acción.

Participantes de la caravana, que partió hace más de un mes de Centroamérica, decidieron volver a sus hogares e intentar ingresar a Estados Unidos en otro momento para no arruinar sus oportunidades de recibir asilo.

En México, las fuerzas de seguridad comenzaron a reprimir o al menos impedir el avance de los migrantes, previa amenaza del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de cerrar permanentemente la frontera común en caso de que México no actuara contra los migrantes en su territorio.

Trump defendió las acciones de los uniformados en la frontera. “Estaban siendo presionados por algunas personas muy duras y utilizaron gas lacrimógeno”, dijo. “Nadie viene a nuestro país a menos que entren legalmente”, añadió.

En el puesto fronterizo de San Ysidro, entre Tijuana (México) y San Diego (Estados Unidos), unas 3.000 personas esperaban su turno para introducir sus solicitudes de asilo en Estados Unidos. Los funcionarios fronterizos están procesando unas 100 solicitudes al día,

El domingo un grupo de inmigrantes ilegales intentaron atravesar por la fuerza la valla fronteriza, lo que provocó el lanzamiento de gases lacrimógenos por parte de uniformados desplegados en la zona limítrofe para evitar el ingreso irregular de inmigrantes indocumentados procedentes de Centroamérica y llegados a Tijuana en caravana.

En México ya están procesados para deportación unos 98 migrantes irregulares, y otros 69 en Estados Unidos por los incidentes fronterizos del domingo.

La frontera entre Estados Unidos y México tiene 3.200 kilómetros de extensión. En algunas partes la línea divisoria está marcada por un muro.

Defensores de derechos expresaron preocupación por el uso de lacrimógenos contra los migrantes.

El presidente Trump reclama al Congreso fondos para completar la construcción del muro fronterizo, que considera vital para la seguridad de Estados Unidos.

 

Completa el formulario y recibe nuestra asesoría

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.