Negocios Noticias

Dianca: de industria pionera a chatarra naval

La empresa del Estado Diques y Astilleros Nacionales Compañía Anónima, conocida por su siglas como DIANCA, es el astillero estatal de la República Bolivariana de Venezuela. Fue creado en 1905 en la ciudad de Puerto Cabello, estado Carabobo. Según sus objetivos, dicha empresa tiene por objeto “la explotación de la industria naval, así como las actividades conexas y en especial la construcción, reparación, mantenimiento y modificaciones de buques, y demás medios navales, sus maquinarias y equipos auxiliares, y otras actividades y explotaciones que concurran en atender las necesidades e intereses de la Seguridad y Defensa de la Nación”.

Mario Augusto Beroes Ríos (@marber22)/Negocia en Miami

Sin embargo en la actualidad nada de esto se cumple. Según datos aportados por un grupo de oficiales que se denominan «La protesta militar», fechado en septiembre de este año, tras más de un siglo de actividades, Dianca es, al igual que otras empresas estatales, «un gigantesco depósito de chatarra naval, donde van a parar todos los barcos de las empresas expropiadas, producto de la corrupción e ineptitud de este zoocialismo robolucionario”.

Nunca antes se han violado más las leyes del desarrollo de la industria naval y la de protección a la marina mercante nacional como ahora. La inversión solo ha favorecido a la industria extranjera.

Se invirtieron centenares de millones de dólares por 23 tanqueros que se construirían en Argentina, Brasil, e Irán. No llego ni uno solo. La empresa alemana que construyo los motores, tuvo que quedárselos por el incumplimiento de PDVSA en el pago.

Los 4 supertanqueros VLT (Very Large Tanker) de 1 millón de barriles de capacidad c/u, construidos en la república de China. los Río Orinoco; Río Caroní; Ayacucho y Carabobo, no se cancelaron los pagos respectivos y ahora navegan para la nación asiática, pero con bandera de Hong Kong, transportando el petróleo venezolano sin beneficio para la Nación.

Y todavía hay más

El informe, al cual tuvo acceso el redactor de este blog, apunta que dos atuneros de orígenes rusos y revendidos por Cuba a Venezuela por 30 millones de dólares a la empresa Pescalba, no están funcionando, uno de ellos se desconoce el paradero, y el otro de nombre Simón Bolívar,  estuvo en el Ecuador sin operar y se tuvo que pagar 50 mil dólares de estacionamiento. Fue remolcado y ahora se hunde en Dianca, donde ha sido desvalijado internamente. Nunca estuvo operativo y Pescalba ni siquiera lo tiene entre sus registros.

En otro orden de ideas, la empresa CEVAL,  creada para traer ganado vacuno de Nicaragua, uno de sus barcos se hundió en la bahía de Puerto Cabello con 1.200 reses y otra embarcación, el Independencia 200, se está pudriendo en un muelle de DIANCA, y está totalmente inservible.

La flota «roja rojita» de PDVSA y las fragatas que no sirven

PDVSA y sus empresas “marineras” (PDV-Lago; PDV-Marina; PDV-Naval; PDV-Servicios), tienen desde hace 5 años casi todos sus remolcadores deteriorándose en DIANCA, la mayoría estaban operativos y fueron abandonados allí para poder justificar el alquiler de remolcadores privados, cuyo costo para la Nación es de $ 250 mil mensuales, en todos los terminales petroleros del país.

20 lanchas, las “Hugo Chávez” pertenecientes a PDV-Servicios, fueron construidas en Cuba en conjunto con la compañía holandesa DAMEN. Estas naves están dañadas y permanecen totalmente inservibles. 12 se encuentran en el Lago de Maracaibo y las 8 restantes en el terminal de Jóse en Anzoátegui. Esta empresa holandesa estuvo en Venezuela asociada con el astillero militar de UCOCAR, de donde se fue por el incumplimiento de sus pagos.

Se invirtieron 70 millones de dólares$ en planchas de acero naval en Ucrania. Muchas de ellas están oxidadas en el patio del astillero. Se le pago al gobierno cubano, 60 millones de dólares para la repotenciación de una de las fragatas,  la jeneral Salóm (F-24). La repotenciación nunca se efectuó, pero el gobierno de Cuba no devolvió el dinero, alegando tenerlo como reserva o fondo para futuras reparaciones en el ramo. La F-24 esta actualmente inservible.

Robos de las FF.AA. en negociaciones con Brasil y China. 

Se invirtieron casi 200 millones de $ en acuerdos y contratos con el gobierno de Dilma Russeff, en las reparaciones incompletas del patrullero de la armada “Warao”, que había encallado en costasdel Brasil. Ahora está “encallado” en la base naval de Puerto Cabello, deteriorándose y sin posibilidades de repararlo.

La empresa que gestiono su remolque desde Brasil, es Navaltech. Esta misma empresa cerró operaciones, pues tienen el contrato paralizado en DIANCA, por la repotenciación del submarino “Carite”. El otro submarino, el “Sábalo”, acaba de entrar al astillero con severos daños. No hay dinero para su repotenciación.

La industria “estratégica” de Guayana, no produce acero naval (A/13B) ni aluminio grado naval (5086). Las dragas del Instituto Nacional de Canalizaciones (INC),  la Río Orinoco y las del Lago de Maracaibo en conjunto con otras que operaban, ya no existen. El lugar ha sido tomado por una Draga china que hace el trabajo en el canal del Orinoco, y descuenta su pago del famoso Fondo Chino.

La empresa Venavega, que sustituyó a la antigua CAVN (Compañía Anónima Venezolana de Navegación), tiene su flota de 3 barcos, inoperativos. El “José L. Chirinos” y el “José María España” están anclados en DIANCA con daños de consideración que impiden su funcionamiento y su clasificación para operar en aguas internacionales. Esperan que se le sume a este cementerio el “Manuel Gual”.

¿Conferry o Sinferry?

Conferry ha sido noticia por el hundimiento reciente de sus barcos. Y que desde su expropiación parece ser el único “rumbo” seguro de estas costosas y útiles embarcaciones. En DIANCA se encuentra el Ferry “Virgen de Coromoto” inoperativo y además esperan el trasladado a remolque para el astillero de otros 2 ferrys  semihundidos, para alejarlo de la vista de la opinión pública.

CEMEX, antigua empresa de cementos ahora “Venezolana de Cementos” también con una flota de 3 barcos (Icoa; Espartana; Icoa Urú), están a la espera de un informe técnico para declararles  irrecuperables y enviarlos también para DIANCA.

El 75% de la mano de obra especializada del astillero (ingenieros, técnicos especializados y artesanos navales) han renunciado. Con una experiencia promedio que supera los 15 años; inédita pues es el único  astillero en su género del país. Esta mano de obra, valiosa por lo demás, ha sido absorbida por la industria naval de América Latina. El astillero esta cuasi paralizado con el 90% de su maquinaria, herramientas y equipos inoperativos, incluyendo montacargas y grúas pesadas, esenciales en este tipo de industria.

Mientras, la actual dirección de este estratégico astillero, está en manos de un presidente que embellece los jardines, tiene un “criadero de Cachamas” y pendones con la foto de Chávez y Maduro con el eslogan de “Potencia Naval”. Las instalaciones internas del área industrial son un vergonzoso espectáculo de monte y desperdicios en general. Además la gerente de recursos humanos es una constituyentista, que por sus actividades proselitistas poco atiende las necesidades de los  trabajadores, como la falta de agua y de un costoso comedor que está anclado como los barcos que llegan a morir ahí.

Esta flamante revolucionaria  tiene como su chofer privado al secretario del sindicato, nombrado a dedo por la directiva, pues los representantes legalmente elegidos fueron despedidos por reclamar el contrato colectivo que tiene 8 años ya de vencido.

Punto aparte hay que destacar que todas las empresas navales o marítimas del país, están en manos de generales y coroneles del Ejército, cuya experiencia naval se reduce a disfrutar en lujosos yates de suculentos sancochos y festines a la orilla de ríos y playas.

Completa el formulario y recibe nuestra asesoría

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.