Negocios Noticias Vitrina

Conozca a Meng Whanzou la CFO que enfurece a Trump

Meng Wanzhou, es la directora financiera y vicepresidenta de Huawei, y es también hija del fundador de la compañía y una firme candidata a heredar el puesto de su padre en una de las empresas chinas con mayor proyección internacional. 

Meng, cuyo arresto abre un nuevo frente en las tensas relaciones entre Pekín y Washington, se enfrenta ahora a una posible extradición a Estados Unidos para responder, en nombre de la empresa de su padre, por las supuestas violaciones de las sanciones de EE UU sobre Irán.

De 46 años, forma parte de una de las familias más poderosas de China. Su padre es Ren Zhengfei, el ingeniero y ex militar que en 1987 fundó Huawei en la ciudad de Shenzhen, una urbe fronteriza con Hong Kong que se ha convertido en el icono del proceso de apertura económica de China y que está considerada el polo tecnológico en Asia.

Meng  decidió a los 16 años adoptar el apellido de su madre, cuando sus progenitores se divorciaron. Tras estudiar contabilidad y trabajar durante poco más de un año en un banco estatal, se incorporó a Huawei en 1993 a pedido de su padre. En los inicios ejerció como secretaria, ocupándose meramente de las tareas de administración o de atender al teléfono. Con los años fue escalando posiciones, siempre en los ámbitos de la contabilidad y las finanzas.

La caracteriza un muy bajo perfil mediático aceptando muy pocas entrevistas. En una realizada en 2013 aseguró que su marido no está vinculado con el sector en el que ella trabaja y que tiene un hijo y una hija.

Meng se ha convertido en una figura ascendente en la compañía. “Siempre tiene mucha confianza y es muy competente”, dijo James Yan, que ha compartido escenario con ella en eventos públicos. Tiene un hermano menor, Ping, que no forma parte de la dirección de la tecnológica, que era visto como el candidato obvio para suceder a su padre al frente de la compañía.

Pero Zhengfei expuso las cualidades que, en su opinión, debería tener su futuro sucesor: “visión, carácter y conocimientos específicos de la industria”, antes de concluir que “ninguno de los miembros de mi familia posee estas cualidades” y “nunca se incluirán en la lista de sucesores”, según la web Sina Tech.

¿Porque la detención de Meng Wanzhou pone al rojo vivo la relación Pekín – Washington?

Huawei es el fiel reflejo de lo que aspira China en su conjunto: dejar atrás la producción en serie y barata para convertirse en un líder en innovación. Cuando en 1987 Ren Zhengfei fundó la compañía, el capital inicial fue de poco más de 2.600 euros. El año pasado, los ingresos de la empresa ascendieron a los 77.000 millones y su beneficio neto superó los 6.000 millones.

Por otro lado Huawei es el  símbolo de lo que Estados Unidos teme: que Pekín logre la primacía tecnológica a su costa. De hecho, EE UU ha limitado enormemente el negocio de Huawei en el país alegando motivos de seguridad nacional, basados en sospechas de que detrás de la empresa están las autoridades chinas o que sus dispositivos son usados para el ciberespionaje.

Algunos Gobiernos occidentales temen que Pekín obtenga acceso a las redes 5G a través de la tecnología de Huawei, basándose en la hipótesis de que Ren trabajara como ingeniero para el Ejército Popular de Liberación antes de fundar Huawei.

Por otro lado la compañía tecnológica maneja sus negocios de manera poco transparente ya que no cotiza en bolsa, argumentando que ellos son “una empresa privada íntegramente propiedad de sus empleados”, de los cuales nada se sabe.

La  discreción de Meng se ha hecho evidente durante su detención el pasado 1 de diciembre, ya que solicitó a la justicia canadiense que prohibiera la publicación de los detalles del suceso. El arresto se produjo el mismo día en que Trump y el presidente chino, Xi Jinping, cenaron en Buenos Aires y acordaron la frágil tregua comercial.

Según The Wall Street Journal, Meng habría sido puesta bajo custodia porque Huawei habría transferido tecnología y productos elaborados en suelo estadounidense a Irán, algo que no está permitido por la ley estadounidense.

Por su parte, según fuentes de Reuters, la detención,a su vez  formaría parte de una investigación estadounidense sobre un supuesto plan para utilizar el sistema bancario global con el fin de evadir las sanciones de Washington contra Teherán.

Nada, hasta ahora, está suficientemente claro, salvo que Huawei  está ubicada en el 72ª lugar de las primeras 500 empresas mundiales según Fortune, con un volumen de negocios anual de 80.000 millones de euros (u$s 90.000 millones) y que hasta hoy a la “princesa comunista” se le ha negado la libertad bajo fianza.

Completa el formulario y recibe nuestra asesoría

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.