Video

Miami desde el cielo

Consejos Negocios Noticias

Ciudades Inteligentes: mercado de $1.500 millones

Negocia en Miami/ Mario Augusto Beroes Ríos/@marioberoes22.-      Un informe presentado por la compañía de investigación Frost &Sullivan dio a conocer que a nivel global el mercado de soluciones para Ciudades Inteligentes alcanzará ingresos por 1.500 millones de dólares en menos de tres años, es decir para 2020.

Ese mismo documento concluye que en América Latina el desarrollo de las Ciudades Inteligentes aún es emergente, “pero ya pueden observarse avances concretos en varias de las principales ciudades del continente, tales como Río de Janeiro (Brasil), Buenos Aires (Argentina), Bogotá (Colombia) y la Ciudad de México (México).

Destaca además, el caso de Santiago de Chile, donde se encuentra el primer prototipo de Ciudad Inteligente de ese país, concebido como un sistema que integra tecnologías de última generación para optimizar la producción de energía y su utilización inteligente, aprovechando fuentes renovables de energía, como la solar.

A través de la implementación de redes eléctricas inteligentes (Smart Grids) logran aumentar los criterios de eficiencia energética, calidad y continuidad de suministro.

Frost & Sullivan destaca que las principales oportunidades para los gobiernos en América Latina en el área de Ciudades Inteligentes están concentradas en los siguientes segmentos:

  1. Administración y Educación Inteligentes
  2. Movilidad Inteligente
  3. Seguridad Inteligente
  4. Infraestructura Inteligente
  5. Energía Inteligente
  6. Salud Inteligente

Cuando se hace referencia al ciudadano como consumidor, mejorar la eficiencia y eficacia en la prestación de servicios se convierte en una meta fundamental en todo el sector público, y conocer a profundidad sus necesidades requiere fortalecer los canales de comunicación entre el gobierno y los ciudadanos. En este sentido, una nueva clase de ciudadanos está surgiendo, la cual quiere ser comprometida, proactiva que demanda mayor participación respecto a cómo se definen los servicios y las políticas de una ciudad.

¿Qué significa el término Ciudad Inteligente?

Ciudad Inteligente es un término relativamente nuevo. Con él se busca describir o catalogar a la ciudad que aplica las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC); que está construida sobre soluciones tecnológicas y buscan garantizar un verdadero desarrollo sostenible. En pocas palabras, un incremento de la calidad de vida de los ciudadanos que la habitan.

Sin embargo son estas el principal punto de intersección entre el sector público y la tecnología, ya que proponen resolver los principales problemas a que se enfrentan los ciudadanos diariamente a través de soluciones automatizadas, generando un mayor nivel de interacción entre las personas y las instituciones para alcanzar una mejor calidad de vida.

Es así como las herramientas de las ciudades inteligentes tienen como beneficio inmediato un aumento de la eficiencia en diversos procesos y por ello los gobiernos tienen y tendrán que aprender a manejar este concepto más temprano que tarde.  Y les conviene, ya que para el 2020 estas ciudades generarán ingresos por el orden de los 1.500 millones de dólares

Latinoamérica en la mira

Ejemplos en nuestro continente hay. Brasil, Colombia, México, Chile, por solo nombrar tres naciones latinoamericanas. En el caso de la nación más grande de la región, en el 2016, el sector público invirtió un total de 980,2 millones de dólares en telecomunicaciones e IT.

Por supuesto las grandes trasnacionales y empresas ligadas al ámbito privado de las comunicaciones han girado sus ojos hacia este sector y quieren concretar acuerdos con el sector oficial, el cual en muchos casos o no está tan interesado, o su visión burocrática del tema hace languidecer las conversaciones a niveles del fastidio.

Saben que el uso adecuado de la tecnología se está constituyendo cada vez más en un potente diferenciador competitivo en el ámbito privado, por lo que las empresas que resistan este cambio dejarán sus lugares en el mercado a aquellos que apuesten por la transformación. Si bien el sector público (gobierno), es más lento que las empresas privadas en la adopción de nuevas tecnologías, lo cierto es que hoy en día evitar el cambio tecnológico no es una opción viable para las administraciones que quieran aumentar sus niveles de productividad, eficiencia y relevancia en la vida de los ciudadanos.

Los gobiernos buscan controlar el actual crecimiento desmedido de las ciudades y, a la vez, proveer de inteligencia a los procesos, logrando que estas ciudades funcionen de manera ordenada, con el menor número de trámites posibles, y sin disrupciones, de ahí que el concepto de ciudades inteligentes cada vez tome mayor fuerza.

Se espera que tan sólo en el año 2050 el 70% de la población mundial viva en las ciudades, según proyecciones de la Organización de las Naciones Unidas.

“Esta explosión demográfica y la implementación de ciudades inteligentes beneficia a varios sectores, en especial a los de Telecomunicaciones y a los integradores de tecnologías de información (TI), quienes se han convertido en los proveedores de soluciones para este segmento. Para estos dos rubros existe una gran oportunidad de negocio” señala David Rodríguez, responsable de soluciones de Networking de Alcatel-Lucent, para América Latina.

-¿Y cuáles serían los beneficios concretos que obtendría el gobierno a partir de la implementación de las Ciudades Inteligentes?

-Son varios, el primero tener mayor visibilidad sobre todos los procesos de la ciudad para desarrollar servicios más eficientes, e identificación de las expectativas de los ciudadanos para con el gobierno. También está el hecho de obtener asistencia para mitigar imprevistos generados por turbulencias económicas, desastres naturales o epidemias; crear una plataforma que impulse el crecimiento económico sostenible y la innovación para atraer inversiones externas y talento humano.

El ejecutivo de Alcatel-Lucent continúa enumerando aspectos como asegurar un entorno seguro y estable para los ciudadanos y las organizaciones, crear una plataforma que promueva la inclusión y la mejora de la interacción ciudadana con los servicios de la ciudad y con el gobierno, reducir el gasto público y proporcionar un modelo adecuado de funcionamiento y financiamiento de la ciudad.

Ingresos por $1.500 millones

Por otra parte, en Alcatel-Lucent, muestran el ejemplo del complejo de Santa Fe, en Ciudad de México, el cual a pesar de ser uno de los desarrollos más nuevos y modernos de la sociedad se encuentra aislado y no tiene comunicación. No obstante, estos casos de éxito aislados son un indicador de las oportunidades que en Alcatel-Lucent  acercan a la búsqueda de soluciones que cubren la conectividad y comunicaciones de una ciudad inteligente, sobre todo con un mega proyecto como el de la red troncal, pues mediante tecnologías de cuarta generación como LTE se tendrá acceso inalámbrico de banda ancha a sitios rurales”.

“Las ciudades inteligentes abarcan muchos aspectos, pero tienen algo en común: la conectividad y, al mismo tiempo, tienen la necesidad de optimizar los recursos con los que cuentan. Cabe destacar que una ciudad conectada es aquella en la que máquinas, humanos y aplicaciones interactúan para enriquecer la vida cotidiana. Existen dos importantes conceptos que convergen entre quienes trabajan en soluciones de comunicaciones que incluyen tecnologías de la información: redes definidas por software y virtualización; las cuales son la base para el impulso del funcionamiento de las Ciudades Inteligentes, en un modelo que ofrece simplicidad y transparencia en el aprovisionamiento, la gestión, y capacidad de recuperación y resistencia a fallas”, agregó David Rodríguez.