Noticias

China responde a Trump imponiendo aranceles a productos de EEUU

China respondió al proteccionismo de Donald Trump con el anuncio de aranceles por valor de 3.000 millones de dólares a la importación de productos de Estados Unidos, una medida que aviva el miedo a una guerra comercial que Pekín quiere evitar.

China no quiere una guerra comercial, pero no le tenemos miedo en absoluto. Tenemos la confianza y la capacidad de afrontar cualquier reto”, subrayó con contundencia la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino Hua Chunying en rueda de prensa en Pekín.

Su comparecencia se produjo unas horas después de que el Ministerio de Comercio chino anunciara la posible imposición de tarifas a 128 productos de EEUU, incluyendo aranceles del 25 % a productos de aluminio reciclado y carne de cerdo, y del 15 % para vinos, frutos secos, fruta o tubos de acero, indicó Efe.

“Han infravalorado la capacidad de China para salvaguardar sus legítimos derechos e intereses y este es el costo que EEUU tiene que pagar por sus acciones imprudentes”, sentenció Hua.

Estas cargas, que se aplicarán en dos etapas, son la respuesta de Pekín a los aranceles por valor de 60.000 millones de dólares a la importación de productos chinos que anunció ayer Donald Trump, con el objetivo de recortar el fuerte déficit comercial que tiene su país con China y castigar el presunto robo de patentes.

Aunque el Ministerio de Comercio chino no ha detallado los productos a los que podría aplicar tarifas, se dirigirá principalmente a productos agrícolas, “con los que podría infligir un gran daño a los productores estadounidenses”.

A cierre de 2017, el superávit comercial de China con EEUU era de 288.000 millones de dólares, lo que supuso un aumento del 13 % respecto al ejercicio anterior en el primer año de la presidencia de Trump.

Además de exigir a China que se equilibre la balanza comercial entre ambos países, el presidente de EEUU ha recurrido al artículo 301 de la Ley de Comercio Exterior estadounidense de 1974 para investigar el presunto robo por parte de China de propiedad intelectual estadounidense y la transferencia forzada de tecnología.

La respuesta estadounidense ha desatado un temor generalizado a una batalla comercial y ha provocado importantes caídas en los mercados bursátiles a nivel internacional, lo que según la portavoz de Exteriores china demuestra “la falta de confianza de los mercados” en las políticas de Trump y “la preocupación de la comunidad internacional”.

Michael Kagan, gestor de Clearbridge, filial de la estadounidense Legg Mason, advierte por su parte de que EEUU podría ir más allá y bloquear inversiones chinas en su territorio, restringir su capacidad para hacer negocios e incluso limitar la entrada de ciudadanos chinos a suelo estadounidense.

Completa el formulario y recibe nuestra asesoría

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.