Emigrar por inversión Noticias

$30.000 millones enviaron cubanos a la isla desde Estados Unidos en once años

John Bolton, asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, anunció que el gobierno de Donald Trump implementará en su totalidad la Ley Helms-Burton, por lo que se restringirán los viajes y las remesas a Cuba. Además, se recibirán y procesarán demandas contra empresas que se beneficien de bienes incautados por el régimen cubano desde 1959.

Bolton explicó que las remesas en efectivo de Estados Unidos a Cuba entre 2008 y 2018 sumaron 30.000 millones de dólares. Según un informe del Havana Consulting Group (THCG), con sede en Miami, las remesas han sido el “salvavidas de los cubanos”, incluido el régimen de los Castro, señaló El Nuevo Herald.

Las remesas en efectivo y las mercancías enviadas de Estados Unidos a Cuba suman 57.269 millones de dólares en 11 años, un promedio de 5.200 millones anuales.

Según expertos, las remesas constituyen el principal activo financiero de la economía cubana, sobrepasando sectores como el turístico, la minería, el azucarero o del tabaco, y suponen 50, % de los ingresos de la población cubana, señaló El Nuevo Herald.

El Título III de la Ley Helms-Burton permite reclamar en los tribunales estadounidenses propiedades nacionalizadas por el régimen cubano y demandar por daños a compañías extranjeras que han invertido en bienes comerciales expropiados en la isla, recordó El Nuevo Herald.

La aplicación de esta sección de la Ley Helms-Burton expone a Estados Unidos a medidas de represalia de socios como los países de la Unión Europea o Canadá por tener empresas privadas que invierten en Cuba.

Según el exiliado activista cubano Orlando Gutiérrez, presidente del Directorio Democrático Cubano y directivo de la Asamblea de la Resistencia, estas son algunos de los bienes expropiados que podrían reclamarse ante los tribunales estadounidenses, reveló el Diario Las Américas.

– El Aeropuerto Internacional José Martí, en La Habana, así como la aerolínea Cubana de Aviación, que eran propiedad del cubano José López Vilaboy.

– El muelle de cruceros en el Puerto de La Habana, donde atracan actualmente los cruceros turísticos, que era propiedad de la familia Behn.

– El Puerto De Santiago de Cuba, el segundo más importante de la isla, que pertenecía a las familias García Bengoechea y Badún.

– La playa de El Salado, situada al oeste de La Habana, que era propiedad de la familia Castillo-Pokorny.

– Las playas de Gibara y Yaraguanal, que eran propiedad de la familia Sánchez-Hill.

– La Destilería Santa Cruz del Norte, que fue expropiada a la familia Carrillo-Albornoz y la cervecera Tropical a la familia Blanco Herrera.

– La zona especial de desarrollo del Mariel, que pertenecía a las familias Carranza-Bernal, Carbonell-González y Blanco-Rosell.

– El hotel de cinco estrellas plus Manzana Kempinski, ubicado en un lugar privilegiado de La Habana Vieja, que era propiedad de la familia Gómez-Mena.

Completa el formulario y recibe nuestra asesoría

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.