Destacadas Emigrar por inversión

¡No viajes apresurado!

El proceso de inmigración suele ser algo complicado y duradero por toda la tramitación de documentos que se requiere. Sin embargo, es lo esencial para poder partir a otro país como Estados Unidos, en busca de una mejor calidad o forma de vida. Lo más correcto es que se prepare toda al documentación básica con suficiente tiempo ya anticipado, preferiblemente o al menos 6 meses antes de solicitar la visa. De esta manera se evitan los malos ratos de alguna falta de documento, pues hay algunos que tardan semanas y meses para que se haga entrega al remitente.

La tramitación de una solicitud de inmigración debe ser realizada únicamente ante las instancias correspondientes (embajadas o consulados). Agencias privadas, firmas legales o gestores, a menudo, facilitan los trámites consulares y proporcionan un manejo especializado de las gestiones. Sin embargo, el interesado debe llevar adelante personalmente cada uno de los pasos del proceso de salida, pues las autoridades migratorias así lo exigen.

Se recomienda manejar la información sobre los avances del proceso con prudencia y discreción, ya que no hay garantía de la aprobación y siempre toma muchos meses, incluso años, la respuesta definitiva. La búsqueda de información sobre el país de destino debe mantenerse durante todo el proceso. Mientras más datos útiles se obtengan, más posibilidades habrán de lograr una efectiva integración.

Resulta muy provechoso seguir estudiando los idiomas del país de destino durante la larga espera de aprobación de una visa. El idioma es clave para la integración y búsqueda de empleo. Adicionalmente, se recomienda evitar los meses de invierno para llegar al nuevo país. Primavera y verano suelen ser las estaciones privilegiadas para iniciar la vida en la destinación elegida.

 

Fuente InmigraciónConUSA.

¡No viajes apresurado!

Video

Miami desde el cielo

Miami