Miami en cifras

¿Reforma migratoria un avance en EE.UU.?

Durante su último discurso sobre el estado de la Unión, realizado el 12 de enero de 2016, el presidente Barack Obama se refirió a la reforma migratoria, asegurando que “hay que reparar el sistema”.

La declaración pudiera ser considerada como la última mención formal sobre el tema por parte de Obama como presidente de Estados Unidos, ya que su mandato finaliza en 2016.

La importancia del discurso sobre el estado de la Unión radica en que se trata de una comparecencia anual del presidente de los Estados Unidos, ante la élite del poder ejecutivo, legislativo, judicial y militar, que ha servido históricamente a los mandatarios para defender su labor de los meses anteriores y anunciar las principales medidas que pretende ejecutar en el avenir.

Durante sus dos períodos presidenciales, Obama sostuvo con gran firmeza la bandera de la reforma migratoria, con énfasis en la legalización de 11 millones de extranjeros indocumentados, la mayoría de los cuales son de origen hispano o latinoamericano.

Sin embargo, ni la amnistía ni el resto de las reformas profundas al sistema migratorio estadounidense han prosperado.

En el primer período (2008 – 2012), cuando contaba con mayoría parlamentaria, Obama dio prioridad a otros temas de interés nacional, como la reforma integral al sistema de salud, conocido como el “Obama Care”.

En el segundo período (2012 – 2016), sin mayoría parlamentaria, la reforma migratoria ha encontrado la férrea resistencia republicana en la Cámara de Representantes. Incluso a pesar de que el 27 de junio de 2013, el Senado aprobara un proyecto bipartidista que incluyó una vía para la regularización de los sin papeles. Semanas después, la propuesta no contó con el apoyo en la Cámara de Representantes, donde el documento yace moribundo desde entonces.

Cabe señalar que la comunidad latina, conformada por más de 20 millones de electores, fue decisiva en las dos victorias electorales de Obama. Se calcula que en ambos procesos electorales, el apoyo de los latinos fue de más del 70% de los votos del electorado hispano.

Mientras el mandato de Obama se aproxima a su final, el tema migratorio sigue suscitando enorme polémica en el debate político estadounidense.

Todo ello mientras continúan produciéndose las deportaciones de ciudadanos sin papeles. Se calcula que la cantidad de expulsados desde que Obama se instaló en la Casa Blanca pasa de los 2.5 millones de indocumentados.

Completa el formulario y recibe nuestra asesoría

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.