Miami en cifras

Bienes raíces ¿los mejores precios en Miami?

¡Bakara, un lujo en propiedad!

Cuando se habla de bienes raíces desde el 2000 al 2007 los precios de las propiedades estuvieron subiendo en Estados Unidos, fruto de la sobre demanda:

  1. los bancos prestaban casi sin requisitos, un 100% del valor e incluso más.
  2. Más 40 millones de propiedades estaban hipotecadas (10 millones de ellas solo en La Florida), por lo que, desde el momento de la quiebra del banco Lemhan Brothers, se descubre el enorme colapso hipotecario que se había generado, abriendo la principal crisis por todos conocida, desde setiembre de 2008, y estas hipotecas se dejaron de pagar, lo que llevó a que el precio de los inmuebles se desplomaran, sobre todo en La Florida, el estado en que más se construyó y, por tanto, más financió.

Es así que muchos latinos comenzaron a invertir en la ciudad que le debe su nombre a los indígenas mayaimi, incluso conservadores y renuentes a comprar en el exterior, pero que ven varios atractivos en este lugar, al que muchos ya conocen, y que hoy cuenta con vuelos directos desde todos los países de Latinoamérica.

Miami ha recibido a inversionistas locales ávidos de colocar su capital en el epicentro del comercio internacional de las Américas. Se hacen de propiedades que, dependiendo de la zona, pueden descender hasta US$ 60.000, la mitad y hasta un tercio menos de su valor de reposición, o sea de construcción, previo a la burbuja inmobiliaria que explotó en septiembre de 2008.

Los precios son inimaginados si se los compara con el precio del pie cuadrado (0.092 metros 2) en muchos países de Latinoamérica. En términos generales, el pie cuadrado de un edificio usado en los alrededores de Miami cuesta entre US$ 300 y US$ 900, mientras que algo similar en nuestros países de origen, varía entre los U$S 1.500 y U$S 2.500 o aun más, dependiendo de la zona y el tipo de propiedad.

Los condominios que se ponen a la venta con el sistema de FORECLOSURE se ubican en la zona turística para el oeste y al noreste de la ciudad de Miami, zonas de bajo desempleo, o casi nulo,  donde viven personas que necesariamente debe salir a alquilar, debido a que han perdido su propiedad.

Allí se encuentran unidades entre US$70.000 y US$120.000. Lo que más se coloca son apartamentos, ubicados en condominios cerrados, porque requieren menos trabajo de mantenimiento; generalmente de dos cuartos, dos baños y con todos los servicios incluidos: gimnasio, piscina, canchas deportivas, y seguridad.

Estas unidades tienen inquilino asegurado, pues mientras no se vuelva a otorgar el crédito al consumo, la clase media americana, que significa un 80% de la población, deberá seguir alquilando. Esto hace que la demanda de alquileres en zonas residenciales sea muy alta, lo que le asegura al inversionista una renta, que para los valores de compra y de alquiler que se están manejando actualmente en ese mercado, oscila entre un 5% y 10 % mínimo anual, con tendencia a subir, una vez que se renuevan los contratos de alquiler actuales, que fueron hechos por los bancos, dueños del condominio, a precios inferiores a lo que hoy se está pagando.

El costo mensual de mantenimiento y de “Property tax” (impuestos sobre la propiedad) de estos apartamentos es muy bajo, a pesar de los amenities que tienen, por lo que ofrecen una buena calidad de vida.

422 Comments

Haga clic aquí para publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Completa el formulario y recibe nuestra asesoría

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.