Miami en cifras

¡Mantener estructuras a grandes costos!

Los gobiernos federal, estatales y locales en Estados Unidos son estructuras inmensas que requieren montos muy grandes de dinero para operar y mantenerse. Es por esta razón que existe un complicado sistema de impuestos que se debe pagar nacional y localmente.

El sistema impositivo del Gobierno Federal de Estados Unidos es de naturaleza progresiva, esto quiere decir que mientras más dinero se genere, más impuesto se pagará.

El cumplimiento del pago de impuestos es tomado muy seriamente ya que es una obligación de todo ciudadano o residente (temporal o permanente) que genere ingresos. Es administrado y controlado de manera muy estricta a través del Internal Revenue Service, conocido por sus siglas IRS. Su presentación anual, cada 15 de abril, suele ser un dolor de cabeza para los habitantes quienes recurren al uso de softwares especiales o a la contratación de los servicios de expertos en impuestos.

A la hora de pagar impuestos, resulta importante utilizar los formatos del año en curso ya que las leyes de impuesto y las planillas cambian constantemente. Si se ha vivido más de 180 días seguidos en Estados Unidos, (independientemente de la situación de visa que se tenga) el IRS interpretará que, a efectos de impuesto, eres un residente y por lo tanto deberás pagar impuestos de cualquier dinero que hayas obtenido.

De la misma manera como funciona en muchos países, si se trabaja para otra persona o para una compañía es obligatorio hacer el estimado de retención que se irá pagando cada mes, además de la declaración anual.

Los porcentajes anuales que se pagan varían según el monto total de los ingresos obtenidos. Por ejemplo, si se obtuvieron menos de US$ 25.750 se pagará un 15% de impuesto, mientras que quien obtuvo ingresos por encima de US$ 283.150 pagará un 39,6% de impuesto.

Se pueden declarar deducciones por número del grupo familiar, pago de impuestos estadales, gastos médicos, intereses de hipotecas, donaciones caritativas, pago por cuidado de niños, pérdida en inversiones, pago de matrículas educativas, intereses sobre préstamos educativos y gastos de negocios.

Adicional al impuesto federal, en la mayoría de los estados se deberá pagar el impuesto estadal y en algunas regiones de pagan impuestos locales o municipales. Alaska , Florida , Nevada , South Dakota , Texas , Washington y Wyoming no cobran impuestos locales.

También existe el denominado “SalesTax” o impuesto a las ventas, que varía en sus condiciones y porcentaje en cada estado. El promedio se ubica entre 5 a 8,75%, dependiendo de la ciudad o el tipo de producto o servicio adquirido. Alaska , Delaware , Montana , New Hampshire y Oregon no cobran este impuesto.

Es importante considerar que además de todo lo anterior, la empresa o empleador retiene un 6,2% del sueldo para el Seguro Social y un 1,45% para el Medicare.