Herramientas para invertir Hoteles Negocios Negocios de Éxito

Hoteles en Cuba: ¿Competencia para los de Florida?

La conferencia anual de la Latin American Hotel and Tourism Investment se inauguró esta semana en La Habana y la lista de patrocinadores parece el quién es quién de la industria hotelera de Estados Unidos.

El presidente de la organización, Arturo García, dijo a Reuters que no fue una casualidad que entre los grupos que asisten aparezcan Marriott, Hilton, Hyatt, Choice y Wyndham.

“El siguiente paso en el desarrollo del negocio hotelero en Cuba es la participación de las compañías estadounidenses aquí”, dijo García a la agencia Reuters.

El evento es la señal más reciente, tras la firma de acuerdos de las grandes compañías de cruceros con Cuba, de que la industria estadounidense del alojamiento está apostando a que el empresario hotelero y ahora presidente Donald Trump no cerrará las puertas a las empresas de su país.

“Estamos muy interesados en Cuba como un destino para nuestros huéspedes”, dijo David Tarr, vicepresidente senior de bienes raíces y desarrollo de la empresa Hyatt.

“Por supuesto que esperamos que las relaciones se normalicen. Nuestros huéspedes quieren visitar y es por eso que estamos aquí”, agregó.

Poco antes de la histórica visita del entonces presidente Barack Obama el pasado año a Cuba y luego de obtener una licencia especial del Departamento del Tesoro, Starwood se convirtió en la primera empresa hotelera estadounidense en medio siglo en operar un hotel, el Four Points Sheraton, en la isla.

“La mayoría de los patrocinadores están esperando esa misma aprobación y cuando la consigan verán sus hoteles en toda la isla”, dijo García.

Los viajes de Estados Unidos a Cuba se han incrementado aunque desde niveles muy bajos luego de que los ex enemigos de la Guerra Fría anunciaron el restablecimiento de las relaciones y el expresidente Obama flexibilizó las restricciones a los viajes en 2015.

Cuba reportó la llegada de 4 millones de turistas el año pasado, de los cuales 285.000 fueron estadounidenses, y sus números han aumentado en un 18% hasta el momento en 2017. Pero faltan hoteles