Consejos Destacadas

IATA quiere minimizar pérdidas de equipajes

La resolución 753 de la IATA entrará en vigor en Junio del 2018 y tiene como objetivo reducir en al menos un 25% la cantidad de equipajes perdidos. Las aerolíneas  deberán mantener un seguimiento de todas las unidades de equipaje desde la salida hasta la llegada de los vuelos.

Según una nota de Julio Arnaldes en El Universal, la posibilidad de perder las maletas o equipajes es una de las grandes preocupaciones de los pasajeros a la hora de viajar en avión, y uno de los motivos por los cuales es cada vez más habitual que se recurra al equipaje de mano.

Hace unos años, el por entonces vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Transportes, Antonio Tajani, admitió que era un problema muy serio. Según los datos presentados por su investigación, 10.000 de las 90.000 maletas o equipajes que se extravían cada año en el mundo son europeas.

Desde entonces, la situación ha mejorado sensiblemente gracias a la implantación de nuevas normativas y avances tecnológicos. El más importante, no obstante, entrará en vigor en junio del próximo año, aunque muchas aerolíneas ya lo han incorporado. Se trata de la resolución 753 de la IATA (Asociación Internacional de Transporte Aéreo), que obliga a las 275 aerolíneas que forman parte de ella (un 83% de los vuelos globales) a seguir en tiempo real todas y cada una de las maletas facturadas desde que llegan al mostrador hasta que son depositadas en la cinta de recogida.

Algo clave, especialmente en los transbordos, cuando más equipaje suele perderse: casi la mitad de los extravíos (un 47%) se produjo en estas circunstancias, especialmente cuando el tiempo entre un vuelo y otro era muy reducido. Es un método mucho más fiable que los códigos de barras tradicionales, que a menudo resultan ilegibles o pueden romperse.

La nueva regulación obliga a que cada maleta sea registrada en cuatro pasos diferentes: en el mostrador de facturación, cuando es depositada en la bodega del avión, cuando sale y cuando se traslada a la cinta de recogida. La diferencia respecto a los tradicionales códigos de barra es una identificación de radiofrecuencia (RFID) semejante a la de los productos de los supermercados, que permite que el objeto esté continuamente localizado. En algunas aerolíneas, como Qatar Airways, los viajeros incluso pueden seguir su equipaje a través de una aplicación móvil. Es un sistema similar al que ya se utiliza en aeropuertos como el de San Diego, que utiliza tecnología bluetooth.

Es un método mucho más fiable que los códigos de barras tradicionales, que a menudo resultan ilegibles o pueden romperse, y que exigen un mayor esfuerzo por parte del personal del aeropuerto. Esta alternativa tiene como objetivo reducir en un 25% el número de maletas extraviadas. Algo que, como recuerda Jim Peters, director de tecnología de SITA, la empresa tecnológica encargada de diseñar el sistema, “es una situación beneficiosa para todos: los pasajeros estarán más felices y las líneas aéreas ahorrarán millones de dólares”. Según sus datos, pueden llegar a ahorrarse más de 3.000 millones de dólares en siete años; cada año, la industria pierde 2.100 millones.