Destacadas Donde invertir en Miami Negocios

Irene Sadovnik: «La moda es algo más complejo que cortar y coser»

Irene Sadovnik es una joven ejecutiva venezolana que literalmente lleva la moda en la sangre y trabaja arduamente para conquistar el díscolo mercado de Miami.

Cecilia Pachano/Negocia en Miami.-

A primera vista podría pasar por una modelo, con su estilizada figura, el donaire con el que se mueve y ese toque chic de las piezas que usa. Pero no hay que engañarse, esa cara bonita es la de una, aunque muy joven, curtida empresaria y promotora de moda.

Esta venezolana respiró moda desde muy temprano. Nieta de sastres e hija de un empresario del calzado en su natal Venezuela, se crió entre tejidos, confecciones, manufactura.

“Cuando conoces el negocio desde la manufactura tienes más criterio a la hora de seleccionar. Me encanta diseñar pero mi vena más fuerte es la empresarial”.

No resulta extraño entonces que se graduara en Administración de Empresas en una de las más reconocidas universidades de Caracas y luego estudiara Diseño de Modas.

Paralelo a lo cual ya se desempeñaba en el mundo de la moda venezolana. “Trabajé durante 10 años en Calzados Pizanelo. Conseguí la representación exclusiva para Venezuela de la Marca Paris Hilton Handbags and Accessories y Paris Hilton Shoes. Conseguí montar 3 tiendas monobrand. Y logré la representación exclusiva de la marca española Pili Carrera para Venezuela”.

Empresaria y promotora

Creó su marca y montó su atelier, pero Irene Sadovnik se encontró con que muchos de los talentosos compañeros de aula no tenían su misma vena empresarial y decidió que ella podía apoyarlos.

“Como diseñadora de moda en el 2014 decidí crear mi propio proyecto y modelo de franquicia de diseño venezolano: Talento Moda de Venezuela, la primera cadena de tiendas de diseño de moda emergente de Venezuela. En ella más de 20 nuevos diseñadores de moda exhiben sus piezas en un espacio exclusivo, con corners personalizados e identificados con sus propias marcas.

De esta manera se les ayuda a crear un reconocimiento de marca en el mercado de cada uno de ellos. También se les da la oportunidad de presentar sus colecciones en dos de los principales centros comerciales de Venezuela”.

Cuenta que mientras estudiaba diseño de modas descubrió muchos compañeros talentosos en el área  pero “como diseñadores nuevos darse a conocer era muy cuesta arriba”.

No es moda, es arte

Sadovnik concibió Talento con un concepto diferente a las tiendas tradicionales. “Yo lo veo más como piezas de arte. Lo que vendemos en Talento lo presentamos como un galería de arte. Arte de talentos emergentes. Somos una de las tiendas pioneras con casi 8 años y cada vez más diseñadores se acercan a nosotros”.

Una curaduría muy exhaustiva dio paso a figuras ahora reconocidas como Mariana Camacho y Natalia Mazzei entre otros.

“Nadie se explicaba cómo abrimos esas dos tiendas en plena crisis.-recuerda- En las dos tiendas en Caracas nos ha ido muy bien. Creamos la cultura de vestir marcas nacionales. Que sigamos con las puertas abiertas y posicionados en Venezuela es un éxito. Talento sigue abierto y esperamos que nuestro plan de expansión pueda desarrollarse”.

Miami… el gran reto

Pero para crecer profesionalmente debió hacer sus maletas y desembarcar en Miami. “Para mi dejar Talento fue muy duro, esas tiendas son como mis hijas”.

La idea original era franquiciar Talento, pero pronto descubrió que Miami es un mercado mucho más exigente y que equivocarse en esta soleada ciudad puede salir muy caro.

“El miedo ha sido gigante, equivocarse cuesta mucho dinero. Definir un perfil del consumidor no es fácil, hay demasiadas nacionalidades. Además es una ciudad con muchos contrastes y el consumidor de Miami es muy marquista, no es muy amante de lo artesanal”.

Pero no se dejó amilanar porque Irene Sadovnik no olvida que este es el país del sueño americano. “No hay que rendirse, lo que sea que se sueñe se puede hacer. Lo que hay es que tener constancia y persistencia”

Su experiencia en Venezuela le hizo entrar en S&L Fashion Designer Group como Fashion Art Director.

“A través S&L seguí desarrollando proyectos para el grupo argentino Little Corner Miami, de Design District Llc; que diseña y fabrica ropa y accesorios para mujeres y vende al mayor a un número importante de tiendas en Latinoamérica y, en Argentina donde tienen su negocio tanto de wholesale como retail a través de su empresa Kamkyl”.

A lo que se suma más recientemente  clientes como Guadalupe Design y Alejandro Crocker, Moda Responsable.

Y pese a que reconoce que Miami ha sido un mercado muy duro ha descubierto que “el mercado latinoamericano se apoya”.

La pandemia una oportunidad

Para algunos analistas la pandemia ha generado una crisis de grandes proporciones en el mercado detallista, del que no escapa la moda. Pero Irene Sadovnik ve una gran oportunidad.

“En tiempos de crisis es cuando surgen las grandes oportunidades. La pandemia ha generado un apoyo a los comercios locales. Para los pequeños comerciantes que están saliendo al mercado y para los nuevos emprendedores es una gran oportunidad”.

Según la empresaria venezolana en el marco de la pandemia y la crisis muchos diseñadores de su país se han reinventado. “Buscan dentro de la crisis lo que se puede hacer. Ninguno de mis diseñadores ha dejado de trabajar”.

Moda responsable

Una oportunidad para una industria que es blanco de críticas debido a su capacidad de contaminar y de estimular el consumo, es el surgimiento de una nueva tendencia en su seno: el reciclaje de moda.

“Que no es ropa usada, es la reutilización y fusión de diferentes tejidos y diferentes técnicas.-explica Sadovnik- Consiste en crear piezas de lujo con piezas recicladas”.

Una tendencia más amable con el ambiente, menos consumista y que busca maximizar los recursos de los diseñadores. “En medio de la pandemia hay mucha conciencia con el tema del dinero”.

El futuro

Cuando se le pide que esboce sus planes futuros es directa: “Seguir impulsando nuevos talentos y moda porque eso es lo que me gusta. A veces cuando uno habla de moda creen que es cortar y coser, pero detrás de esto hay mucho llanto”.

Reconoce que su aprendizaje ha sido un largo recorrido de ensayo y error, pero sigue aprendiendo. “Ahorita estoy en mi momento de esponja, de absorción de conocimientos”.

Los cuales aspira utilizar para impulsar a los nuevos talentos. “Quiero que encuentren en mí ese apoyo, puedo aportar mucho a esos nuevos proyectos”.

Y a su país de origen. “Regresar a Venezuela y aplicar lo aprendido es mi sueño sueño más grande. Eso va a seguir hasta que se dé la oportunidad de crecer en Venezuela. Mientras tanto…¡A conquistar Miami!”.

*Fotos hechas por: Irene Torres (Instagram: @irenetorresphotography).

Completa el formulario y recibe nuestra asesoría

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.