Consejos

¿Mucho tiempo sentado? Haga ejercicio, ya que su cerebro sufre

En muchos aspectos de la vida donde necesitamos usar nuestro poder cerebral, también tendemos a sentarnos: en la escuela, en el trabajo, en los exámenes o concentrándonos en un crucigrama. Sentarse parece parte del proceso de estar conectados.

Un nuevo artículo, explora cómo la sesión prolongada puede afectar el suministro de combustible del cerebro y tener un impacto negativo en la salud del cerebro, según un reportaje publicado por The Conversation.

El cerebro es un órgano hambriento de glucosa. Pesa alrededor del 2% de la masa corporal, pero exige alrededor del 20% de nuestros requerimientos energéticos de reposo, que es sobre todo en forma de glucosa, el combustible primario del cerebro. Si este suministro de energía se interrumpe puede dañar las células cerebrales. Por lo tanto, la disponibilidad de glucosa en las células cerebrales puede tener implicaciones para la salud del cerebro.

La exposición del cerebro a niveles altos de glucosa y bajos niveles de glucosa puede aumentar el riesgo de desarrollar demencia. También es importante el cambio entre un nivel alto y bajo de glucosa, conocido como variabilidad de la glucosa, ya que la mayor variabilidad de la glucosa se ha asociado con una menor función cognitiva. Esto indica que el estricto control de la glucosa es esencial para la salud del cerebro.

El problema con estar demasiado tiempo sentado

Demasiado tiempo sentado puede aumentar el riesgo de muerte prematura. Se estima que 60-75 minutos al día de ejercicio moderado a fuerte es necesario para compensar el mayor riesgo de muerte asociada con más de ocho horas al día sentado.

Esto es mucho ejercicio. Por lo menos dos veces más que la cantidad mínima recomendada para adultos. Así, la reducción de la cantidad de tiempo sentado puede ser una estrategia adicional de mejora la salud.

Múltiples estudios han demostrado que la reducción y la sustitución de sentarse con una caminata de intensidad ligera mejora el control de la glucosa después del consumo de alimentos. Eso significa que los niveles de glucosa no suben demasiado alto, ni bajan demasiado. Esto puede ser explicado por la forma en que los músculos que trabajan pueden utilizar parte de la glucosa en nuestro sistema, ayudando a mantener la glucosa en el rango óptimo.

La evidencia sugiere que cuando se trata de controlar la glucosa, la actividad física de intensidad leve que se extiende a lo largo del día puede ser superior a un día en el que se realiza una sola sesión de ejercicio moderado a vigoroso por la mañana. Incluso cuando el gasto energético total de la actividad de intensidad liviana es igual al gasto energético de la única actividad de mayor intensidad.

El control mejorado de la glucosa puede explicar algunos de los beneficios para la salud de reducir el tiempo sentado, pero ¿qué pasa con los efectos sobre la función cerebral?.

Mucho tiempo sentados y la función cerebral

Los estudios que investigan los efectos del exceso sentarse en la función cerebral han tenido resultados mixtos. Los estudios de laboratorio apoyan y no apoyan, la idea de que un día de sentarse puede perjudicar el rendimiento en las tareas relacionadas con la memoria, en relación con un día en que el estar sentado se interrumpe por pausas de actividad regulares.

Otros tipos de estudios que rastrean un gran número de personas durante un número de años sugieren una asociación entre mayor tiempo sentado y deterioro de la función cerebral. Pero sacar conclusiones de estos estudios se hace difícil por la multitud de diferentes medidas utilizadas. En general, se prefieren los métodos que no dependen de la autoinformación de los participantes, ya que el autoinforme no siempre es preciso. Sin embargo, esto no siempre es práctico.

Aparte de medir directamente el desempeño en tareas cognitivamente exigentes, otro enfoque es medir algo que teóricamente apoyaría una función cerebral mejorada. Por ejemplo, investigadores de la Universidad de New Mexico Highlands demostraron que el impacto de los pies durante la marcha envía ondas de presión a través de los vasos sanguíneos para aumentar el flujo sanguíneo del cerebro.

El flujo sanguíneo del cerebro está involucrado en la regulación del suministro de glucosa al cerebro, y esto probablemente tiene implicaciones para la salud del cerebro con el tiempo. Por ejemplo, sabemos que la disminución del flujo sanguíneo cerebral está asociada con una disminución más rápida de la función cerebral en aquellos con enfermedad de Alzheimer.

¿Qué podemos hacer?

Para los científicos, la forma en que el sentarse es probable que afecte a la función cerebral plantea un desafío de la investigación. Sobre la base de la evidencia disponible, es más probable que la reducción de sentarse disminuiría el deterioro cognitivo, en lugar de mejorar la función cognitiva.

Para todos los demás, a pesar de la actual falta de estudios concluyentes que vinculan la salud del cerebro y el sentarse, la reducción del tiempo sentado ya se aconseja para prevenir otros resultados adversos para la salud relacionados con el control de la glucosa. Con un mejor control de la glucosa en mente, reducir el tiempo sentado es especialmente importante después de las comidas.

Así que puede dar un paseo después del almuerzo, lavar los platos a mano después de la cena y caminar a y desde el trabajo si es posible. Hay muchas oportunidades de reducir el tiempo sentados a lo largo del día, y por lo tanto mucho potencial para tener un impacto positivo en la salud.

Completa el formulario y recibe nuestra asesoría

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.