Destacadas Herramientas para invertir

¿Emigrar resulta complejo?

Resulta complejo emprender un proceso de emigración. Por tal razón, seguir ciertas recomendaciones de base permitirá allanar el camino y evitar errores que pueden retrasar o encarecer el proceso:

La tramitación de una solicitud de inmigración debe ser realizada únicamente ante las instancias correspondientes (embajadas o consulados). Agencias privadas, firmas legales o gestores, a menudo, facilitan los trámites consulares y proporcionan un manejo especializado de las gestiones. Sin embargo, el interesado debe llevar adelante personalmente cada uno de los pasos del proceso de salida, pues las autoridades migratorias así lo exigen.

Resulta conveniente preparar la documentación básica con suficiente tiempo, al menos 6 meses antes de solicitar la visa. La tramitación de algunos papeles puede tardar semanas y hasta meses.

No se deben tomar decisiones apresuradas. Por ejemplo, hasta no recibir la aprobación de la visa correspondiente, no se debe renunciar al trabajo ni vender o repartir los bienes.

Se recomienda manejar la información sobre los avances del proceso con prudencia y discreción, ya que no hay garantía de la aprobación y siempre toma muchos meses, incluso años, la respuesta definitiva.

La búsqueda de información sobre el país de destino debe mantenerse durante todo el proceso. Mientras más datos útiles se obtengan, más posibilidades habrá de lograr una efectiva integración.

Resulta muy provechoso seguir estudiando los idiomas del país de destino durante la larga espera de aprobación de una visa. El idioma es clave para la integración y búsqueda de empleo.

Una buena ocupación para el futuro inmigrante durante los meses de espera de la aprobación de la visa es hacer “networking on-line”. Establecer contacto con otros inmigrantes que ya hayan vivido la experiencia o que ya estén establecidos en el país de destino.

Algunos especialistas en integración afirman que los mejores meses del año para emprender la salida definitiva del país de origen, son aquellos posteriores a las fiestas familiares o religiosas más importantes, pues durante esas épocas las personas suelen estar muy sensibles y tener el ánimo, en general, muy vulnerable para partir.

Por ejemplo, un buen consejo es viajar después de las celebraciones de Navidad y Año Nuevo, o después de celebrar un cumpleaños familiar importante, como el de los progenitores o el del propio interesado.

Adicionalmente, se recomienda evitar los meses de invierno para llegar al nuevo país. Primavera y verano suelen ser las estaciones privilegiadas para iniciar la vida en la destinación elegida.

Los trámites deben iniciarse con tiempo, si bien es algo complejo se debe tener el tiempo necesario. Traducir la documentación requerida al idioma del país de origen, así como registrarla y legalizarla son pasos imprescindibles que deben llevarse a cabo.

Conveniente tener respaldos en formato de fotocopias o de escáner digital de todos los documentos personales. No se deben entregar documentos originales al consulado ni a los asesores de inmigración. Solo se deben proporcionar copias.

Completa el formulario y recibe nuestra asesoría

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.