Destacadas Emigrar por inversión

¿De qué trata la migración humana?

La migración humana se puede definir como el tránsito permanente de personas de un hogar a otro; en un sentido más amplio, no obstante, la migración se refiere a todas las maneras con que los ciudadanos de cualquier nación satisfacen la siempre existente necesidad de cambiar de lugar de residencia.

Esa necesidad es, a la vez, un derecho inalienable garantizado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en su artículo 13: “toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado. Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso el propio, y a regresar a su país”.

Ese esencial derecho a emigrar, a movilizarse, (sólo cercenado en los regímenes políticos autoritarios y dictatoriales) se complementa con otro fundamental que busca la protección del ser humano en condiciones de vulnerabilidad y persecución: el derecho al refugio y al asilo, recogido también en la carta fundamental de los derechos del hombre. En la Declaración Universal de los Derechos Humanos, artículo 14, se puede leer: “1.En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país.”

En efecto, la protección de los desplazados por la guerra y la pobreza extrema, los perseguidos por razones ideológicas, religiosas, raciales o de género, los marginados por su preferencia sexual o política, tienen derecho a conseguir refugio y protección en cualquier país. Para tal fin muchas naciones, como Australia, Estados Unidos y Canadá, han suscrito convenios internacionales de ayuda a los refugiados. Estrategias políticas de estado que, sin duda, aportan gran valor al tema del derecho universal a la emigración.

Completa el formulario y recibe nuestra asesoría

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.