Destacadas Herramientas para invertir

Ciudadanía estadounidense ¿Cuál es el proceso?

La ciudadanía estadounidense, o americana, como muchos prefieren llamarla, se adquiere, normalmente, al nacer. Cuando se nace en el territorio de Estados Unidos, se es automáticamente estadounidense, de acuerdo con la llamada enmienda 14 de la Constitución de ese país. Incluso si los padres del recién nacido son extranjeros y no residentes e, incluso, si no poseen un estatus legal en Estados Unidos.

Además, el hijo nacido en el extranjero de padre o madre estadounidense también puede ser ciudadano americano por nacimiento automáticamente, a pesar de nacer fuera de Estado Unidos, cumpliendo para ello algunos requisitos.

Los extranjeros que residen legalmente en Estados Unidos también pueden adquirir la ciudadanía estadounidense. El proceso se conoce como naturalización y confiere al inmigrante los mismos derechos que los ciudadanos por nacimiento.

La naturalización es un acto voluntario y un derecho de los residentes permanentes de Estados Unidos.

Conlleva la aceptación de los valores de la sociedad estadounidense y permite demostrar lealtad y compromiso personal con Estados Unidos, sus leyes y su pueblo.

Significa, además, la adopción definitiva de Estados Unidos como un nuevo hogar.

Nacionalizarse es también el paso final del largo proceso de solicitud y obtención del estatus de inmigrante en Estados Unidos, cuyo paso más difícil lo constituye la obtención de la residencia permanente o Green Card.

La nacionalidad estadounidense implica deberes y derechos.

Los ciudadanos obtienen el derecho a:

– Votar en las elecciones federales, estatales y locales;

– Obtener un pasaporte estadounidense.

– Solicitar plena ayuda consular a los representantes diplomáticos estadounidenses cuando se está en el extranjero.

– Traer a familiares a residir de manera permanente en Estados Unidos;

– Ser elegible para ocupar cargos en el gobierno federal.

– Presentar la candidatura para cargos electorales federales, estatales y locales.

– Ser juzgado pública y expeditamente por un jurado imparcial del Estado.

– Gozar de la libertad de expresión y de religión.

– Ser elegible para obtener subvenciones, becas y préstamos federales.

Además, la ciudadanía estadounidense permite conceder la nacionalidad a los hijos nacidos en el extranjero. En la mayoría de los casos, el hijo nacido en el extranjero de padre o madre estadounidense adquirirá automáticamente la ciudadanía de ese país.

Otro derecho consiste en conservar la ciudadanía de origen, pues Estados Unidos permite la doble ciudadanía. Sin embargo, el interesado debe consultar si la doble nacionalidad está permitida en su país de origen o si, por el contrario, perdería su nacionalidad al obtener la estadounidense.

La ciudadanía estadounidense comporta también responsabilidades, tales como:

– Obedecer y cumplir cabalmente las leyes del país (locales, estatales y federales).

– Apoyar y defender la Constitución de Estados Unidos.

– Perseguir los ideales de la Constitución, que incluyen “la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad.”

– Votar en elecciones federales, estatales y locales

– Pagar la renta, los impuestos federales, locales y estatales de manera honesta y siempre a tiempo.

– Permanecer informado sobre las cuestiones que afectan a la comunidad y participar activamente en las actividades comunitarias.

– Defender el país cuando se presente la necesidad.

– Servir como miembro de un jurado, si se es requerido.

Video

Miami desde el cielo

Miami