Consejos Herramientas para invertir Negocios Voces de Miami

¿Emprender un negocio en Miami? Sea bilingue

Tenemos claro que para lograr una mayor expectativa en nuestro camino hacia el éxito profesional en cualquier parte, tener una carrera universitaria es sólo el primer paso. Luego de eso, complementar estos años de estudios son vitales si deseamos escalar en un mundo laboral donde la competencia, el talento y las habilidades personales, se potencian día a día gracias a las oportunidades que son buscadas por uno mismo. Hay que ser, por lo mínimo, bilingue.

Esa es nuestra responsabilidad. Aumentar los conocimientos y lograr abarcar distintas áreas, conducen a una versatilidad que muchas veces abren caminos nuevos y por supuesto, enriquecedores.

Ahora bien, parte fundamental de estos nuevos aprendizajes y que suman de forma transversal a todos los profesionales son los idiomas. Sabemos que el inglés está en camino a convertirse en la lengua universal y es que es el idioma de las finanzas, de la música popular, de la diplomacia y el inglés, estando en todas partes sin distinción.

El inglés está asumiendo el control e incluso se ha predicho que al final de este siglo, cerca de los 6.000 idiomas que existen a la fecha, simplemente se extinguirán quedando sólo unos cientos. Está bien, tenemos claro que el inglés debe ser parte de nuestro vocabulario si quieres aspirar a mejores oportunidades laborales, sin embargo tener una tercera lengua parece ser la mejor opción y los motivos sobran.

¿Por qué debemos aprender idiomas extranjeros?, ¿por qué molestarse en aprender un tercero cuando el mundo entero es capaz de comunicarse en uno solo? El lingüista John McWhorter entrega tres poderosas razones en una de sus charlas TED, que a la fecha ya registra más de dos millones de visualizaciones..

Este profesor de Columbia University señala que a pesar de la extinción de miles de idiomas, una razón para aprenderlos es que son una entrada para poder ser parte de una cultura distinta y así, entender un código enriquecedor.

La segunda razón que entrega este estadounidense es que se ha demostrado que si uno habla más de un idioma, la demencia es menos probable y que probablemente serás capaz de hacer múltiples tareas. En definitiva, lograr dominar tres idiomas es saludable. La tercera razón es sencilla pero no deja de ser importante: la diversión que entrega el proceso, un proceso que hoy es más dinámico, con más herramientas y menos monótono.

Ya no es difícil potenciar nuestras habilidades. McWhorter es enfático: “recomiendo que aprendan idiomas distintos al que estoy hablando, porque nunca ha habido un mejor momento para hacerlo. Es divertido. No va a cambiar su forma de pensar, pero con toda seguridad, impulsará su forma de pensar”.

 

Video

Miami desde el cielo

Miami